El subsecretario de Electricidad, César Emiliano Hernández, aseguró que los ganadores de las dos primeras subastas eléctricas de largo plazo han aumentado incluso las garantías que presentaron al recibir la adjudicación de los proyectos luego de recibir los contratos para arrancar las obras, por lo que espera que todos se lleven a cabo ante la incertidumbre que existe por parte de la industria sobre la viabilidad de algunos parques, sobre todo solares, que se ubicarán en Yucatán, donde hay áreas naturales protegidas y escasa radiación solar, en comparación con otros puntos de la República.

Para que se concreten los proyectos, aseguró que la Secretaría de Energía y el propio secretario Pedro Joaquín Coldwell llevan a cabo un esquema de facilidades para la elaboración de las evaluaciones de impacto social que requieren las empresas, condición que puede ser un obstáculo en su ejecución.

Rafael Valdez, director para Latinoamérica y el Caribe del segundo proveedor de equipos fotovoltaicos más grande de China, Envision, pidió por tanto que para la tercera subasta de este tipo, que se realizará a partir de abril con la convergencia de otros compradores junto con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), se endurezcan los criterios de admisión de licitantes para que no exista especulación con los precios que puede provocar que se les quite la oportunidad a otras empresas serias de realizar proyectos en México.

Estoy seguro de que habrá algunos proyectos de las dos subastas que no se llevarán a cabo, sobre todo en Yucatán, porque las condiciones de radiación no son tan espectaculares como en otros lugares del país y vimos precios demasiado bajos , dijo.

Cabe recordar que producto de estas dos subastas, 34 compañías comprometieron una inversión de 6,600 millones de dólares para la construcción de 52 nuevas centrales de generación de energía verde. Con ello, se añadirá cerca de 5,000 nuevos megawatts de energías limpias a la capacidad existente.

En estos dos procesos, al que se sumará un tercero en que participarán otros compradores además de la CFE para el suministro básico, los precios de generación limpia que se obtuvieron fueron altamente competitivos a nivel mundial. En menos de un año entre la primera y la segunda subasta, el precio promedio por paquete de energía verde fue 30% menor que el que se consiguió anteriormente y uno de los más económicos a nivel internacional, lo que ha levantado sospechas y especulación en la industria.

kgarcia@eleconomista.com.mx