Los contratistas de la tercera licitación de la Ronda Uno culminaron con la presentación de sus planes de evaluación y desarrollo en los que comprometieron inversiones por más de 400 millones de dólares para 24 campos en los próximos 36 meses.

La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) aprobó el último de los planes de las empresas que obtuvieron un contrato de licencia como segundos lugares obligados, luego de que los primeros lugares del concurso no presentaron las garantías correspondientes. En esta ocasión, el consorcio mexicano, GS Oil and Gas, conformado por las firmas Steel Serv, Constructora Hostotipaquillo, Desarrollo de Tecnología y Servicios Integrales y Mercado de Arenas Sílicas, comprometió una inversión de 43.5 millones de dólares en el campo Ricos, ubicado en la cuenca de Burgos en Tamaulipas.

Durante el primer año del contrato de licencia, la empresa comprometió pasar de 2.3 a 7 millones de pies cúbicos diarios de gas durante la evaluación de este campo de 22.6 kilómetros cuadrados. Para ello realizará cinco reparaciones mayores y cuatro menores en los seis pozos existentes e invertirá 5.993 millones de dólares.

Ya en la etapa de desarrollo, GS Oil and Gas planea perforar siete pozos cuya localización definirá una vez concluida la evaluación del campo. Este periodo durará 36 meses y contempla inversiones de 37.6 millones de dólares para llegar a una producción de 14 millones de pies cúbicos. Posteriormente, el contratista está obligado a presentar planes multianuales de continuidad de la producción.

Se encuentran vigentes 24 contratos de esta licitación y que juntos tienen comprometida una inversión de 253.9 millones de dólares en la evaluación, que durará entre 12 y 18 meses, más otros 146 millones en las etapas de desarrollo inicial, con duraciones de hasta tres años. Además, 15 de estos campos ya contaban con producción al momento en que fueron adjudicados.

Uno de los ganadores en esta licitación, la canadiense Reinassance en Pontón, Chiapas, suspendió temporalmente su contrato luego de que la CNH le acreditó causas de fuerza mayor en el campo Pontón, en Veracruz, donde se probó que existe un derrame de petróleo que el operador anterior, Petróleos Mexicanos debe remediar, según dispuso la Agencia de Seguridad Energética y Ambiental (ASEA), aunque la estatal ya interpuso un juicio de nulidad ante esta resolución.

Por otra parte, el órgano de gobierno del regulador detalló que ocho empresas ya concluyeron su inscripción a la licitación de los tres farmouts en que se buscará socio a Pemex en octubre, que son Ayín-Batsil en aguas someras y Cárdenas-Mora y Ogarrio en tierra.

kgarcia@eleconomista.com.mx