Boca del Río, Ver. Además de las acciones que ha emprendido la actual administración para combatir el robo de combustibles, reduciéndolo en más de 90% en volumen en los últimos cinco meses, estrategias como reguladores fuertes que impulsen mercados competitivos, y transversalidad entre instituciones y niveles de gobierno al implementar acciones y conteos volumétricos del combustible pueden contribuir para desaparecer de forma permanente esta problemática en México, coincidieron expertos en mercados latinoamericanos de combustibles.

En la 31 Convención Nacional de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo), Carlos Romero Corzo, quién ha trabajado en distintos organismos energéticos de Guatemala y como consejero permanente de la Comisión Latinoamericana de Empresarios de Combustibles (CLAEC), detalló que, hasta que el país vecino del sur llegó a 50% de siniestralidad en el abasto de combustibles y las empresas aseguradoras amenazaron con dejar de contar con tabuladores que llegaran a las pólizas necesarias para cubrir el sector, fue que el gobierno comenzó a emprender acciones, mediante una Comisión Nacional contra el Contrabando, que involucró a los distintos órdenes de gobierno y a las asociaciones de empresas de consumo en todo el país, y que incluso se ha disuelto tras la corrupción de sus altos mandos, convirtiéndose hoy en un referente regional en la materia.

Jairo Antonio Gómez Montalvo, consultor energético que ha pasado por distintos cargos en Colombia, explicó por su parte que México tiene la oportunidad de combatir este ilícito de manera definitiva gracias a la relativamente reciente apertura del sector, ya que las autoridades están forzadas a garantizar la seguridad a los inversionistas, lo cual sólo se alcanza con políticas públicas alineadas hacia un objetivo de competencia.

“Pero es necesario compartir nuestra experiencia en la apertura, porque a las formas más elementales y conocidas de robo (contrabando de otros países o entre regiones con combustibles más baratos subsidiados, tomas clandestinas a los ductos) se ha sumado la competencia destructiva, que consiste en la llegada de compañías mayoristas capaces de integrarse en toda la cadena de valor para reducir márgenes y desaparecer a los pequeños empresarios. Ésta es una problemática que un gobierno, con políticas e instituciones adecuadas, puede extinguir antes de que escale”, sostuvo.  Ernesto Guerra Mendoza, quien también ha formado parte del consejo asesor de la CLAEC como experto en el mercado de Ecuador, explicó que en su experiencia los ilícitos son perpetrados en su mayoría como parte de la estructura de la administración gubernamental, por lo que la vigilancia al interior del gobierno entre instituciones funciona para emprender acciones penales.

Autonomía de reguladores

Julio Salvador Jácome, quien forma parte del ente regulador peruano, aseguró que en el país sudamericano se implementaron dos plataformas con información de la actividad gasolinera: una para el rastreo de todo el combustible que circula por el país y a la que tiene acceso el gobierno, y una de precios y condiciones de seguridad para los usuarios. “Esto sólo fue posible porque tenemos autonomía total y nombramientos en tiempos distintos a los cargos políticos”, dijo.

[email protected]