La industria de la banca mayorista se enfrentó en 2008 a una crisis financiera global, donde el foco para los ejecutivos C-level fue la regulación, la optimización de capital y la reducción de costos en los años venideros.

NOTICIA: Cinco tendencias en la gestión del desempeño

Ahora las prioridades han cambiado, el panorama actual ha derribado las barreras físicas y la necesidad de soluciones más rápidas ha provocado que los bancos mayoristas centren su atención en tecnologías digitales y en innovación financiera (FinTech).

NOTICIA: Tres factores clave en la experiencia digital

La rapidez de la innovación, la competencia constante y las crecientes expectativas de los clientes están entre las características que componen esta nueva realidad, con el potencial de transformar la banca mayorista. Algunas tendencias y desafíos con los que se encontrará la industria en 2016, de acuerdo a un estudio de Accenture, serán:

  1. La fuerza laboral del futuro: hoy el 60% de los empleados de banca tienen más de 40 años, mientras que el 40% son Millennials; de tres a cinco años, estas cifras se invertirán. Retener al talento e incorporar un modelo de entrenamiento para los más jóvenes será esencial.
  2. Tecnologías de innovación financiera: sólo el 48% de los bancos se siente preparado para enfrentar los retos tecnológicos que se avecinan. Las instituciones tendrán que industrializar sus actividades de desmantelamiento, para controlar y optimizar costos, y deberán establecer un nuevo modelo operativo para aplicaciones legacy, que permitirán resistir a los cambios de sistemas.
  3. Gestión de datos referenciales: el valor de la información en repetidas ocasiones es subestimado. Únicamente el 11% de los encuestados del estudio mide el costo que un mal dato tiene en su operación. En la era digital, la información es el principal activo que contribuirá a generar una propuesta de valor para los clientes.
  4. Tecnología blockchain: las instituciones deben estar preparadas para el cambio. El uso de blockchains para validar transacciones tiene un gran potencial para la banca mayorista; su adopción permitirá reducir tiempos de operación y cambiará el balance de poder de las instituciones a los usuarios.
  5. Disrupción digital: el consumo tecnológico en altos volúmenes ha abaratado los costos; por ejemplo, la inversión estimada para iniciar una startup ha decrecido significativamente, pasando de cinco millones de dólares a 5,000. Las instituciones bancarias deberán redefinir su propuesta de valor en el ecosistema digital y adoptar los conceptos y propuestas que surjan gracias a éste.

La industria de la banca mayorista tendrá que apalancarse de las tecnologías para transformar su modelo de negocio y ofrecer productos nuevos que atraigan a los clientes con contenidos relevantes. El ecosistema digital seguirá aumentando la velocidad de los cambios y sólo aquellos que sepan aprovechar las oportunidades de este nuevo entorno, asegurarán un crecimiento sostenido y rentable en los años por venir.

Wagner Simao es director de Mercados de Capital de Accenture México

mac