China fortalecerá su influencia en América Latina y el Caribe con programas de financiamiento y ampliando las relaciones comerciales con la región, afirmó el canciller del gigante asiático, en una clara señal de diferenciación ante el proteccionismo de Estados Unidos.

En una cumbre en Santiago con cancilleres de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), el mayor consumidor mundial de materias primas prometió impulsar el comercio con la región, que actualmente supera los 200,000 millones de dólares.

“China tiene la estrategia de beneficio mutuo y ganancia compartida (...), tiene la determinación y confianza de tomar un camino de fortalecimiento diferente de otros grandes países tradicionales”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi.

“Siempre estaremos al lado de todos los países en desarrollo, incluidos los de la región”, agregó durante su discurso en la inauguración oficial del encuentro.

En tanto, la presidenta chilena, Michelle Bachelet, dijo que la reunión de la Celac con China dará “fuerza a un diálogo político y estratégico que nos permita, por un lado, beneficiarnos mutuamente y, por otro, contribuir al reordenamiento mundial a través de visiones compartidas”.

Tanto Chile como China han criticado en el pasado el tono proteccionista de las medidas adoptadas por el presidente estadounidense, Donald Trump.

Wang Yi enfatizó el interés de China en profundizar el desarrollo de una “gran industria soberana de avanzada regional”, facilitar el comercio y la inversión de su país y participar activamente en los proyectos de interconectividad marítima y territorial.

China —que ya posee pactos de libre comercio con Chile, Perú y Costa Rica— busca lanzar nuevos acuerdos en el marco del programa comercial conocido como “La franja y la ruta”, lanzado por el presidente Xi Jinping.

La jefa de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Alicia Bárcena, quien también asiste al evento, dijo que en inversión extranjera directa China se está acercando a la meta concreta de 250,000 millones de dólares para la región, un avance que también se replica en el comercio. “Entre China y América Latina y el Caribe se multiplicó por 22 veces el comercio entre el 2000 y el 2013. En el 2017 llegamos a intercambiar bienes por un valor de 266,000 millones de dólares y la meta al 2025 es de 500,000 millones de dólares”, detalló.

El Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que Estados Unidos, no China, amenaza al sistema comercial internacional, luego de que el gobierno de Donald Trump afirmara que fue un error la ayuda de Washington en el 2001 para que el país asiático se sumara a la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Recientemente Estados Unidos indicó que las normas de la OMC habían demostrado ser ineficaces para lograr que China adopte un régimen orientado al mercado.

El reporte se produjo en momentos en que Trump evalúa una serie de medidas comerciales contra Pekín, incluida una decisión de investigar el supuesto robo chino de propiedad intelectual, prevista para las próximas semanas.

La portavoz del Ministerio, Hua Chunying, dijo que desde que Pekín se unió a la OMC había seguido estrictamente las reglas del organismo, cumplido con sus obligaciones y contribuido al desarrollo de un sistema multilateral.

“Creo que todos hemos visto que son precisamente los métodos ‘unilateralistas’ (...) los que implican un desafío sin precedentes para el sistema de comercio multilateral”, consideró Hua en una conferencia de prensa.