Después de representar uno de los principales desafíos para México durante la última década, China está transformándose cada vez más en una oportunidad para los exportadores mexicanos y para la atracción de inversiones en el país, según la consultoría Iqom y el banco HSBC.

El gobierno de China se fijó el objetico de incrementar el volumen tanto de sus importaciones como de sus exportaciones a una tasa interanual de 10% en el 2013, lo que impulsaría más su demanda interna, considerando que sus aumentos fueron de 4.3 y 7.9% en 2012, respectivamente.

Las perspectivas del comercio con China son relativamente favorables, creo que ya pasamos el momento difícil cuando China entró al comercio internacional con mano de obra barata y costos muy reducidos , dijo Jaime Zabludovsky, director de la consultoría Iqom.

China crecientemente está enfrentando encarecimientos en sus procesos de producción y, por el contrario, va a ser un mercado de consumo muy atractivo; en ese sentido, creo que es un área de oportunidad importante para México y los exportadores mexicanos , agregó.

A la par, una encuesta del banco HSBC a más de 200 compañías transnacionales chinas reveló que 83% de ellas tiene intenciones de expandirse en el extranjero y que de éstas, 58% ampliaría sus operaciones existentes y 47% elevaría el número de sus entidades foráneas.

[email protected]