Algunas compañías se beneficiarán de una regulación más laxa y de la promesa de Donald Trump de concentrar la creación de empleo en Estados Unidos, mientras otras saldrán peor paradas por las medidas comerciales más proteccionistas.

NOTICIA: Trump podría borrar en 100 días el legado de Obama

El pasado martes, New Balance se convirtió en una de las primeras empresas en dar la bienvenida a Trump a la Casa Blanca, cuando su vicepresidente aseguró que "las cosas van a moverse en la dirección adecuada". Las declaraciones incendiaron las redes sociales, donde comenzaron a circular vídeos de clientes que quemaban sus zapatillas en señal de protesta ante las declaraciones.

Pero la elección de Trump podría ser una buena noticia para el sector corporativo de Estados Unidos, ya que muchas compañías se beneficiarán de una regulación más laxa y de sus promesas de concentrar la creación de empleo en EU.

NOTICIA: Trump planea deportar de 2 a 3 millones de inmigrantes

Otras compañías, en cambio, podrían verse perjudicadas por las medidas comerciales proteccionistas y sus planes de anular las iniciativas sanitaria y de cambio climático de la era Obama. Entre las empresas que han manifestado públicamente su desacuerdo con la visión de Trump de cómo hacer que "América vuelva a ser grande" se encuentran Apple, Ford y Amazon.

Este análisis explica cómo las políticas de Trump pueden afectar a 10 importantes compañías en sus primeros días de mandato.

Las que pierden...

Amazon. De entre las empresas mencionadas por Trump en su campaña, Amazon y su fundador, Jeff Bezos, parecen ocupar un lugar preferente en su lista. " Si Amazon tuviera que pagar impuestos en su justa proporción, sus acciones caerían en picado", aseguró el presidente electo el año pasado. Amazon también podría verse afectada por los cambios que pretende introducir Trump en los acuerdos comerciales. Aunque al principio Bezos respondió con humor a los ataques del político enviando, por ejemplo el hashtag "#mandadaDonaldalespacio" , esta semana dio la enhorabuena al presidente electo.

Apple. Entre las empresas de Silicon Valley que Trump califica de problemáticas, Apple se sitúa en segundo lugar. El presidente electo ha criticado duramente al fabricante del iPhone por crear empleo en Asia en lugar de en Estados Unidos. Si, como amenaza, impone un arancel del 45% a las importanciones chinas, el precio del iPhone, por ejemplo, se dispararía.

NOTICIA: Trump, el verdugo en el Buen Fin

Ford. Los planes de Trump de hacer con el Nafta lo que ha hecho con la política de Estados Unidos, pisotearlo, tienen en vilo a todos los fabricantes de automóviles de Detroit, Ford incluido. La empresa está en primera línea de los ataques lanzados por el presidente electo, que ha arremetido contra su política de producir barato fuera de EU.

Alibaba. El grupo chino de comercio electrónico necesita a Estados Unidos para materializar su expansión global. Aunque el futuro de la empresa en EU puede parecer algo más sombrío con Trump, éste dio un impulso a su negocio a principios de año cuando la empresa desveló que las máscaras con la cara del político habían arrasado en su web.

HCA. La promesa de Trump de anular Obamacare es una mala noticia para Hospital Corporation of America y otros grupos del sector. Si aumenta la cifra de ciudadanos sin un seguro médico, los hospitales tendrán que tratar a más personas sin recibir nada a cambio.

...y las que ganan

United State Steel. Nunca se ha recuperado de la crisis financiera y Trump puede ser la panacea que se necesita en un mercado mundial cada vez más reducido. Según el Departamento de Comercio, a los productores les está perjudicando la liquidación de algunos tipos de acero, y ha establecido impuestos a las importaciones de muchos países. Pero Trump ha declarado que hará todo lo posible para proteger la producción nacional.

Wells Fargo. En su campaña electoral, Trump afirmó que daría algún margen a los bancos. Y Wells Fargo le ha tomado la palabra, hecho que se refleja en el rápido aumento de sus acciones. El jueves, el equipo de transición del presidente electo prometió "desmantelar" la Ley Dodd-Frank, la pieza central de la reforma del sector financiero de Obama, alegando que ha sido "la recuperación más lenta y débil desde la Gran Depresión".

Cemex. La mexicana Cemex es el mayor proveedor de cemento de Estados Unidos. Sus acciones han caído por los miedos proteccionistas y el hecho de que el 78% de su deuda, pero sólo el 22% de sus ganancias, está en dólares. Si no se levanta el muro, Cemex puede beneficiarse de la estrategia económica de Trump.

NOTICIA: Triunfo de Trump inquieta a aerolíneas latinas

Energy Transfer Partners. El oleoducto de Energy Transfer Partners en Dakota ha sido la polémica del 2016. Tras las protestas de varios activistas, en septiembre Obama lo cerró temporalmente, poniendo en peligro una inversión de 3,700 millones de dólares. Se prevé que Trump consiga las homologaciones necesarias para que se complete el oleoducto.

Peabody Energy. El productor de carbón se declaró en bancarrota en abril. Sin embargo, sus acciones se dispararon tras la victoria de Trump gracias a su opinión sobre el cambio climático. Su presidencia es un rayo de esperanza para los mineros estadounidenses. Sin embargo, algunas ideas de Trump podrían entrar en conflicto con esta industria. Si fomenta la producción de la gasolina, los precios del carbón descenderán.

erp