Carlos Slim Helú, presidente vitalicio del consejo de administración de Grupo Carso y dueño directo de una participación combinada del 15.9% en América Móvil al cierre de 2018, desveló que la tríada Telmex-Telnor/Telcel invierten 40,000 millones de pesos al año en territorio mexicano, unos 2,000 millones de dólares al tipo de cambio de este día, mientras que su competencia desacelera inversiones y pelea en prensa por el endurecimiento de las políticas regulatorias que pesan sobre Telcel en materia de tarifas de interconexión y en aquellas sobre comunicaciones on-net y off-net, conocidas como el efecto club.

Con este dato —que empata con un anuncio de febrero sobre la inversión general del grupo por 85,00 millones de dólares para todo 2019— Slim Helú quiso atajar los comentarios que en los últimos meses han apuntado a que sus empresas del giro de las telecomunicaciones han dejado de invertir en el país, sacando capitales de México para comprar activos en Centroamérica y Brasil, mercados a los que en este año América Móvil apostó alrededor de 1,500 millones de dólares por las marcas locales de Telefónica y Nextel. Slim calificó esas compras como "casuísticas", con lo que evitó hablar de potenciales nuevas adquisiciones ante el eco que genera la brasileña Oi en su división móvil con la búsqueda de comprador, nuevo objetivo de AMX.

Slim dijo que su grupo de telecomunicaciones sopesaría la posibilidad de aumentar sus inversiones en México, en caso de el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) entregue una concesión para la prestación de video y audio restringidos a la filial Claro TV. Esta subsidiaria presentó a fines de 2018 una propuesta de inversión por 6,000 millones de pesos a utilizarse en servicios de triple play por satélite y por fibra.

 

Carlos Slim Helú insistió en poner atención al cambio de posición de AT&T respecto a la convergencia de servicios, ahora que ese operador dejó de ser su socio y se ha convertido en competidor directo de Telcel en México, pues en tanto que AT&T transmuta en Estados Unidos de un operador puro de red a uno de convergencia digital con la compra de marcas generadoras de contenidos y otros activos en satélites y nuevas bandas radioléctricas, para reforzarse en ofertas basadas en 5G e Internet de las Cosas (Iot); en México solicita al regulador sectorial no entregar a Telcel una concesión para servicios de televisión de paga.   

"Dicen que no a la convergencia en TV de paga; están pensando diferente que hace 25 años, pensando lo contrario. México es el único país donde no existe convergencia de servicios", dijo el dueño de América Móvil.

"En Estados Unidos, AT&T no sólo entró a la competencia, inclusive compró al que hace contenidos y Telefónica está en España, en Brasil... En todos lados ellos tienen facilidad de convergencia y aquí no lo hacen. se quedan con una falta de ingresos sustancial. Están dejando una participación de mercado muy grande", añadió Slim durante una conferencia en la que presentó los resultados de un programa de apoyo a la reconstrucción de infraestructura y vivienda por los sismos de 2017.

América Móvil terminó el tercer trimestre de 2019 con un ebitda redondo de 79,000 millones de pesos, equivalente al 31.7% de sus ingresos a nivel general y para el caso exclusivo de la operación mexicana, este rubro se ubicó en 37.3%, dato que significa dinero suficiente para avanzar por el mercado con el despliegue de ofertas de producto, infraestructura o compra de activos para crecer de manera no orgánica.

Pese a ese nivel de recursos en los bancos, Carlos Slim indicó que, de momento, América Móvil no ha mostrado interés por adquirir los activos de Fox Sports a desincorporarse de la fusión Disney-Fox, pero sí es de su interés distribuir los contenidos de esa marca y entrar con ella a co-producir nuevos productos.

Con el tiempo encima para la separación funcional de Telmex —que el 30 de septiembre debió ocurrir el hito que indica el traspaso de 14,000 trabajadores hacia una nueva unidad mayorista de esa telefónica—, el empresario calificó a esa medida regulatoria como una "exigencia (del IFT) a la que no le vemos sentido", porque pone en un aprieto laboral al sindicato, pero confió en que los trabajadores no perderán sus derechos, una vez que el brazo mayorista de Telmex llegue a ser una empresa independiente en 2020. Su banco Inbursa perdió en junio pasado en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) un amparo contra la separación funcional de Telmex.    

Slim atizó en esta ocasión más contra AT&T frente a lo que descargó respecto a Telefónica, su competidor histórico aquí desde hace 20 años, dado que, a su parecer, de los cerca de 8,000 millones de dólares que AT&T dirigió a México, 5,600 millones derivaron de la sociedad que esa empresa mantenía tiempo atrás con AMX:

"AT&T ha gastado un dineral... Está perdiendo a doble dígito con DirecTV: compró Time Warner... Es la empresa más grande del mundo (en telecomunicaciones) y debe 190,000 millones de dólares y quieren 20 o 25 millones de dólares en subsidio... Cree que con eso va a competir, con asimetría en interconexión; no saben ni por dónde andan. AT&T lleva tres directores en cinco años, tres en cinco años y le echan la culpa a Telcel".

kg