Grupo Financiero Inbursa, empresa relacionada con el holding de telecomunicaciones América Móvil y propiedad del empresario Carlos Slim Helú, perdió un amparo con el que quiso frenar la separación funcional de Telmex, un mandato de política regulatoria ordenado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) el 27 de febrero de 2017.

La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) rechazó por unanimidad este miércoles 12 de junio dar la razón a un amparo en revisión interpuesto por Inbursa el año pasado y radicado bajo el expediente A.R. 431/2018, y entonces dejó sin materia de discusión ese recurso, de acuerdo con el listado de resoluciones dados a conocer por la Suprema Corte durante la tarde. Aunque será en los próximos días cuando se conozcan los argumentos puntuales por los que el tribunal llegó a esa negativa.

El IFT había ordenado en febrero de 2017 a Teléfonos de México que escindiera su brazo de servicios mayoristas para crear una compañía independiente de Telmex y atendiera con la provisión de capacidad a terceras empresas del sector, lo que se conoce como un proceso de separación funcional.

Por lo anterior, continúa este plan regulatorio mandatado por el IFT a Telmex, como una manera más para conseguir el equilibrio en el mercado de las telecomunicaciones del país, luego que Teléfonos de México mantiene todavía más del 50% del negocio de la telefonía fija y una participación similar en los servicios de Internet banda ancha fija.

El IFT también definió el 29 de marzo pasado conceder una postergación a Telmex en el hito que establecía la entrega de planes de migración de personal y trasferencia de recursos de infraestructura de Telmex hacia la entidad separada para el 30 de septiembre de 2019 como parte del proceso general de separación funcional y como lo había ordenado originalmente, pero esta vez a realizarlo el 31 de enero de 2020.

La separación funcional fue ordenada en febrero de 2017 por el IFT, como resultado de la revisión bienal de ese año a la efectividad de la regulación asimétrica impuesta a América Móvil y a sus subsidiarias Telmex/Telnor-Telcel por haberlos encontrado como agentes económicos preponderantes en marzo de 2014.

Fue así que el regulador determinó conveniente la separación funcional de Telmex y ordenó a esa telefónica a proveer servicios de desagregación de su red local, de los enlaces dedicados y también de la infraestructura pasiva bajo condiciones no discriminatorias a terceros operadores que ofrezcan servicios a usuarios finales y que le soliciten esos accesos.

El regulador también ordenó la creación de nuevos sistemas y códigos de ética, así como la presentación de reportes de cumplimiento y sobre todo, a establecer un consejo de administración de siete directivos independientes, que además podrían ser objeto de remoción de parte del regulador.

Telmex, por ordenamiento del IFT será el responsable de otorgar viabilidad técnica y financiera a las unidades separadas, orden que América Móvil rechazó en 2017.