La empresa de telecomunicaciones más grande de América Latina, América Móvil (AMX), registró una pérdida en su utilidad neta de 31% en el tercer trimestre del 2019, de 18,881 millones a 13,028 millones de pesos.

Estas cifras resultan en línea con lo estimado por analistas, que en algunos casos esperaban una caída de más de 39% en la utilidad de la compañía, que rompe con una racha de tres trimestres con aumentos en su utilidad neta.

Por su parte, el flujo operativo (EBITDA) subió 9.5% durante el periodo julio-septiembre, a 78,806 millones de pesos, informó la empresa.

En su reporte de resultados correspondientes al tercer trimestre del 2019, enviado a la Bolsa Mexicana de Valores, AMX informó que entre julio y septiembre agregó 1.6 millones de suscriptores de pospago, incluyendo 928,000 en Brasil, 215,000 en México y 159,000 en Austria. En la plataforma de línea fija obtuvo 208,000 nuevos clientes de banda ancha fija.

Por su parte, los servicios móviles de pospago y de banda ancha fija siguen siendo los principales impulsores del crecimiento de accesos, con un aumento de 7.8 y 5.6% de forma anual, respectivamente, mientras que sus unidades móviles de prepago y las unidades de TV de paga disminuyeron 3.5 y 2.5 por ciento, en ese orden.

Pérdidas cambiarias

Los accesos de voz fijos se mantuvieron prácticamente sin cambios. Los ingresos de 248,000 millones de pesos fueron 0.2% mayores que los del año anterior en términos de pesos mexicanos, a pesar de la depreciación de varias monedas frente al peso mexicano, particularmente de los pesos colombiano y argentino.

Por su parte, la deuda neta de AMX finalizó el tercer trimestre del 2019 en 672,800 millones de pesos, incluyendo 112,400 millones de pesos en obligaciones de arrendamiento capitalizadas, y la razón de deuda neta a EBITDA disminuyó 1.92 veces.

El flujo de efectivo de AMX, junto con el financiamiento neto de 15,900 millones de pesos a septiembre, le permitió a la emisora cubrir por completo los gastos de capital de 99,900 millones de pesos, distribuciones a los accionistas por 11,800 millones de pesos, pagar 6,300 millones de pesos en adquisiciones (Telefónica Guatemala) y amortizar las obligaciones de pensiones por un monto de 17,100 millones de pesos.