Cargill podría invertir 1,000 millones de dólares en América Latina (AL) en los próximos cinco años, aprovechando las condiciones políticas favorables en países clave de la región, al tiempo que mantendrá su operación en Venezuela pese a las dificultades actuales, dijo un alto ejecutivo de la compañía.

David MacLennan, presidente y director ejecutivo del operador global de materias primas y procesador de alimentos, destacó las condiciones favorables para los inversionistas privados en países como Argentina, Brasil, Colombia y Chile, aunque se abstuvo de revelar detalles de las posibles compras de su empresa en los próximos años por pactos de confidencialidad.

Cargill compró en Colombia en los últimos dos años Pollos El Bucanero y Campollo, adquisiciones con las que busca expandir su presencia en el sector avícola del país sudamericano, al tiempo que explora posibles incursiones en los sectores de carne vacuna, carne de cerdo y de pescado.

Las proyecciones para Colombia incluyen una inversión de entre 200 y 300 millones de dólares en los próximos dos años, principalmente para mejorar eficiencia y aumentar capacidad de producción en sus dos plantas de producción avícola. MacLennan, quien se reunió el martes con el presidente Iván Duque, destacó el buen comportamiento de la economía de Colombia, la estabilidad política y social que, sumada a la posición geográfica, le otorga una condición privilegiada en la región para las futuras inversiones.

El directivo recordó las recientes inversiones de 60 millones de dólares en Ecuador en una planta de alimentos balanceado.