Cablevisión, filial de Televisa, espera la decisión de la Comisión Federal de Competencia (CFC) con respecto a la compra de 50% de acciones de Iusacell por parte de Televisa para ofrecer servicios de cuádruple play.

Jean Paul Broc, director general de Cablevisión, dijo que para la oferta del servicio de telefonía móvil y, con ello, completar la oferta cuádruple play -televisión, Internet y telefonía fija y móvil-, los trabajos han estado frenados a la espera de la resolución de la CFC, porque, de aprobarse la concentración, el aliado comercial para la oferta sería Iusacell.

En conferencia de prensa, Jean Paul Broc dijo que Cablevisión ha trabajado con varias empresas de telefonía móvil, pero no se ha concretado nada. Aunque dijo que la posibilidad con cualquier otra telefónica está abierta, incluida Telcel.

La CFC podría resolver los recursos de reconsideración de Iusacell y Televisa en contra de la negativa de la Comisión para la citada compra de acciones hasta julio próximo.

Televisa y Grupo Iusacell interpusieron por separado los recursos de reconsideración el 19 y 15 de marzo, respectivamente, de ahí, el órgano antimonopolios, que preside Eduardo Pérez Motta, tiene 60 días hábiles para resolver si niega, aprueba o condiciona la compra de 50% de acciones de Grupo Iusacell por parte de Televisa. En enero pasado, el pleno de la CFC negó a Televisa la transacción, que está valuada en 1,600 millones de dólares.

VAN POR PYMES

Por otro lado, Cablevisión anunció la creación de su unidad Cablevisión Negocios para la ciudad de México, división enfocada al mercado de las micro, pequeñas y medianas empresas, dada la baja penetración del uso de canales digitales en este segmento para optimizar sus negocios.

Los servicios que ofrecen consisten en paquetes de voz y datos a la medida de los clientes. El contrato de estos servicios debe ser de por lo menos 12 meses y los costos van de los 180 pesos en adelante, dependiendo del paquete.

empresas@eleconomista.com.mx