Las pretensiones de doce empresas relacionadas con el Grupo Televisa para utilizar la infraestructura pasiva de Telmex generaron una serie de desacuerdos entre las dos compañías, un hecho que creó el primer antecedente de este tipo entre las partes y que obligó al IFT a entrar al caso como árbitro que es en la industria mexicana de telecomunicaciones.

De acuerdo con los expedientes P/IFT/EXT/041116/29 y P/IFT/EXT/041116/30, las filiales de Grupo Televisa se acercaron a Teléfonos de México para solicitar el servicio de acceso y uso compartido de torres, servicio de uso de espacios físicos, de tendido de cable sobre la infraestructura desagregada de Telmex, de canales ópticos de alta capacidad y de servicios de otras actividades de apoyo, como visitas técnicas de campo o de análisis de factibilidad.

NOTICIA: ¿Cómo Televisa puede crecer con Telmex en fijo y con Sky en satélite?

Las filiales tenían interés en acceder a la red de Telmex en Aguascalientes, Tamaulipas, Querétaro, Guanajuato y Jalisco, principalmente.

Pero no en todos los rubros se lograron acuerdos entras las filiales de Televisa y Telmex, particularmente con Cablevisión Red.

Esta serie de desencuentros llevó entonces a Grupo Televisa a solicitar el análisis del IFT para definir la solución de los desacuerdos con el agente económico preponderante en telecomunicaciones.

Bestphone, Operbes, Cablemás Telecomunicaciones, Cable y Comunicación de Campeche, Cablevisión, Tele Azteca, TV Cable de Oriente, Televisión Internacional, CV Telecomunicaciones del Norte, Comunicable y México Red de Telecomunicaciones, presentaron en conjunto una solicitud de solución de los desacuerdos al IFT, mientras que Cablevisión Red presentó su caso en solitario, particularmente por los desencuentros por el acceso de esta empresa a los cables ópticos de alta capacidad de Telmex.

NOTICIA: Televisa sueña con dar servicios de triple play por la red de Telmex

Las discusiones entre las partes derivaron sobre la manera en que el concesionario solicitante debería dar cumplimiento de los pagos por utilizar la infraestructura de la otra empresa.

Quedaba claro para el IFT, que las empresas, tanto las filiales de Televisa como Telmex, deberían sujetarse a las tarifas previamente establecidas por el agente preponderante y ratificadas por el regulador como válidas para que terceros pudieran acceder a las infraestructuras. Y en, su caso, ya existían casos en que el Telmex había firmado acuerdos con otras empresas como Alestra o Megacable de los que Televisa podría tener referencia.

NOTICIA: Televisa, AT&T y Movistar se acercan a Telmex-Telcel para conectar sus redes

Pero en algunos de los rubros de los que se solicitó acceso no existían políticas tarifarias previamente definidas y éstas debían fijarse caso por caso entre las partes, hecho que no pudo ser definido entre las mismas compañías.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones resolvió que, aplicando las medidas de preponderancia, cuando las partes no llegan a un acuerdo de tarifas, pueden empezar a presentarse los servicios por parte del agente económico preponderante, siempre y cuando el solicitante garantice el cumplimiento de las obligaciones contractuales.

Entonces, Televisa no tendría que esperar hasta que se definan las tarifas para que Telmex le permita acceder a sus servicios desde ahora.

Cablevisión Red entró a control pleno de Televisa en enero del 2015. El grupo desembolsó 10,200 millones en total por la cablera que lograba en esa fecha alrededor de 650,000 unidades generadoras de ingresos o UGIs, gracias a sus operaciones en Aguascalientes, Colima, Guanajuato, Jalisco, Querétaro y Tamaulipas.

abr