León, Gto. Los industriales del calzado y sus proveedores denunciaron que las importaciones desleales continúan colándose por las aduanas mexicanas, y propusieron ampliar la lupa fiscal sobre los importadores de componentes del zapato, específicamente en suelas y cortes (piel, tela y sintéticos), en y que se amplíe el abanico de las fracciones arancelarias.

A través de un documento entregado al jefe del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Aristóteles Núñez, la Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato (CICEG) plantea la ampliación del decreto para reforzar el control de las importaciones desleales de calzado, en donde propone también convertirlo en ley y evitar amparos que permiten el ingreso de calzado e insumos del oriente.

Necesitamos leyes aduaneras y de comercio exterior, que consolide el esfuerzo del decreto , demandó Javier Plascencia, presidente de los industriales de calzado del estado, en el marco de la 74 edición de la Feria Sapica, la mayor exposición de Latinoamérica.

Explicó que a principios de este año, las fracciones arancelarias de calzado pasaron de 69 a 159 para una mayor especificación del producto, lo cual generó certidumbre a las autoridades, a los empresarios y a los importadores legales.

No obstante, el empresario dijo en entrevista que urge dar el siguiente paso enfocado a los cortes y suelas, mientras que en el marco legal en materia de aduanas se realizan sugerencias, mismas que están en análisis con las autoridades.

Al respecto, Manuel Muñoz, presidente de la Asociación de Proveedores Industriales Mexicanos (Apimex), informó que se arma el paquete de las nuevas fracciones arancelarias en los componentes de calzado, proyecto que será entregado al SAT en junio próximo para su evaluación.

Estamos en la vigilancia y trabajos para cortes y suelas, que son componentes para la fabricación del zapato; vamos muy avanzados... En junio se presentará al Servicio de Administración Tributaria para que lo autoricen y se inicie el monitoreo a las empresas en los cortes y suelas a valores inferiores a los que se determinen , dijo.

Abundó que existen muchas empresas que importan insumos a costos bajos que van desde 10 hasta 70% menos que los existentes en el mercado nacional, lo que pone en indefensión a la industria.

Para evidenciar la magnitud del problema, tan sólo por un corte de piel existen hasta 13 fracciones arancelarias, abundó la Apimex.

La industria del calzado continúa siendo una actividad económica importante para las economías de León, al aumentar el empleo, ingresos de producción y empresas. De esta forma, de cada 100 empleos, 17 los genera la industria, mientras que 20% del valor de la producción lo realiza la industria.

lgonzalez@eleconomista.com.mx