Tras lograr el acuerdo tripartito para elevar el salario mínimo de 141.70 a 172.87 pesos diarios, que implica un incremento de 22% para el 2022, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) pugnó a las autoridades a que se contenga la inflación y se reactive la inversión física para lograr un paquete integral que conlleve a la recuperación de la economía mexicana.

Celebramos este acuerdo de incremento de salarios mínimos y reiteramos nuestro compromiso de no dejar desprotegidos a nuestros colaboradores y sus familias”, dijo Carlos Salazar Lomelín, presidente del CCE, quien destacó la labor de los empresarios durante la crisis económica al no dejar de pagar impuestos.

La composición del acuerdo tripartito es un 9% de aumento, que se suma a un Monto Independiente de Recuperación (MIR) en ambas zonas, tal como lo planteó la Coparmex. “Este aumento se reflejará en una mejora real en el poder adquisitivo de las y los trabajadores. Con ello, el Salario Mínimo General de la Zona Libre de la Frontera Norte llegará a cubrir el 112% de la Línea de Bienestar Familiar y el Salario Mínimo General del Resto del País llegará a cubrir el 74% de la misma”, mencionó el organismo privado.

Al cumplirse tres años de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el CCE mostró “solidaridad con el pueblo de México”, al abonar con el incremento salarial de los trabajadores, “a pesar de la grave crisis, con mucho esfuerzo y responsabilidad, las empresas jamás dejaron de pagar sus impuestos y cumplir con sus obligaciones de seguridad social”.

Por ello, la recaudación tributaria se elevó, y “es que se han mantenido los programas sociales del gobierno, para que los sectores más desprotegidos de México salgan adelante”, aclaró Salazar Lomelín.

Pese al ambiente de incertidumbre que persiste en sectores como el energético, el CCE dijo que “seguirán invirtiendo en México y trabajando incansablemente para generar más y mejores empleos, impulsando estrategias que garanticen una mejor calidad de vida para todas y todos los mexicanos”.

De acuerdo con el presidente de los empresarios en México, la economía nacional inició la fase de recuperación, aunque con altos niveles de inflación que es necesario contener. “El sector privado mexicano ha demostrado, una y otra vez, tener la capacidad de reaccionar a los desafíos coyunturales, y ésta no será la excepción”.

Carlos Salazar se comprometió a que las empresas continuarán y reforzarán todas las acciones que les permitan lograr el importante objetivo de incrementar la productividad de sus trabajadores; de modo que el éxito en esta tarea se facilitará con la reactivación de la inversión física, “tan necesaria para el crecimiento de la economía y el bienestar de los hogares”, acotó.

Las organizaciones del sector privado mexicano han sumado esfuerzos con el sector público y el sector obrero para contribuir a la construcción de un México más próspero, refirió, al destacar lo relevante que resultan los incrementos al salario mínimo que se han dado en años recientes; la reforma al Sistema de Pensiones, que permitirá a más de 20 millones de mexicanos acceder a una mejor pensión en un menor plazo; así como la reforma en materia de subcontratación, resultado del diálogo y el consenso por la consolidación de un país más justo.

kg