Asur, la empresa administradora del aeropuerto de Cancún y participante en la licitación para el nuevo aeropuerto en la Riviera Maya, está buscando otras vías para ampliar su participación en el estado.

El secretario de turismo de Quintana Roo, Juan Carlos González Hernández, comentó que después de que la SCT declarara desierta el pasado viernes la licitación en la que Asur participaba, la empresa está buscando invertir en el tren ligero que correrá dentro de dos años de Cancún a Tulum, el cual ya cuenta con una inversión inicial de 10,000 millones de dólares.

Dentro de la estrategia para sanear el freno para la construcción del nuevo aeropuerto, figura el comenzar la reactivación de la terminal aérea de Cozumel, instalando una línea marítima directa a Calica en Playa del Carmen y conectándolo con el proyecto del tren ligero.

Por otra parte, durante la inauguración de la Expo Caribe Mexicano el funcionario apuntó que dentro de la propuesta de Cancún-Riviera Maya para albergar el Tianguis Turístico el próximo año se encuentra el incorporar eventos en los diversos destinos de la Riviera Maya paralelos al cierre de citas de negocios a realizarse en el Cancún Center con sus 15,000 metros cuadrados.

González Hernández comentó que ha sostenido pláticas con la Sectur en las que se planteó la posibilidad de que los cinco destinos finalistas realicen una exposición donde se detallará a profundidad las estrategias de cada destino.

Además, aseguró que los retrasos en la construcción del aeropuerto de la Riviera Maya por el momento no le representa al destino un problema mayúsculo ni para la realización del evento y que el Aeropuerto Internacional de Cancún tiene la infraestructura suficiente para satisfacer a todos los visitantes del caribe mexicano.

"Sin embargo, para nosotros como un estado que vive del turismo y que va creciendo año con año sería importantísimo tener el aeropuerto en la Riviera Maya por la cercanía con más de 30,000 cuartos , declaró, y añadió que además representaría una mejora en el confort al ahorrarle tres o hasta cuatro horas, a los visitantes en traslados desde la terminal aérea de Cancún a los hoteles en la Riviera Maya.

eramirez@eleconomista.com.mx

APR