Boeing dio la sorpresa este martes en el segundo día del Salón de la Aeronáutica de Le Bourget, al anunciar la intención de pedidos de 200 aviones 737 MAX, su modelo inmovilizado desde marzo tras dos trágicos accidentes que dejaron 346 muertos.

Este pedido, firmado por el grupo International Airlines Group (IAG, formado por British Airways, Iberia, Vueling, Aer Lingus y Level) en forma de carta de intenciones, pone de manifiesto la voluntad de Boeing de mostrar su confianza en el aparato y su firme propósito de superar la crisis que atraviesa desde hace varios meses.

El monto de la operación supera 24,000 millones de dólares, según el precio de catálogo. Las primeras entregas de aparatos, de los MAX 8 y MAX 10, están previstas para el 2023.

Este pedido es el primero anunciado desde los accidentes de Lion Air en el 2018 y de Ethiopian Airlines en marzo pasado, que llevaron a las autoridades reguladoras en el mundo a inmovilizar este modelo de aeronave.

“Estamos muy felices de firmar esta carta de intención con Boeing”, declaró Willie Walsh, director ejecutivo de IAG. “Tenemos total confianza en Boeing y esperamos que este aparato reanude los vuelos con éxito en los próximos meses, tras el acuerdo con las autoridades reguladoras”, añadió.

El constructor está a la espera de esta autorización.

“Nos sentimos honrados y emocionados por el liderazgo de IAG, que confía en el 737 MAX, en el personal de Boeing y en nuestro compromiso profundo respecto a la calidad y a la seguridad ante todo”, declaró por su parte Kevin McAllister, jefe de la División Comercial del constructor estadounidense.

“Estamos contentos de que el equipo de IAG haya reconocido las cualidades superiores del 737 MAX y mostrado su intención de volver a la familia Boeing 737”, afirmó.

Tono humilde

Desde el inicio del salón, Boeing quiso mostrarse humilde y aseguró que su objetivo es recuperar la confianza del público y del conjunto del sector aéreo, especialmente de las compañías.

“Tenemos por delante trabajo para poder ganar y recuperar la confianza del público”, dijo el domingo Dennis Muilenburg, presidente de Boeing, en la víspera de la inauguración del salón, reconociendo que “esta confianza se había visto afectada por los recientes accidentes”.

“Venimos a este salón concentrados en la seguridad. Venimos con un tono humilde y de aprendizaje, siempre confiando en nuestro mercado, pero con una confianza humilde”, dijo el directivo.