Los bloqueos de cruces fronterizos con Estados Unidos realizados desde el sábado pasado hasta provocaron pérdidas de entre 250 y 400 millones de dólares diarios a empresas mexicanas, estimó el Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (Index).

Los cierres de garitas fueron efectuados por quienes se oponen a mayores controles para importar autos usados originarios de Estados Unidos y afectaron el cruce fronterizo en las ciudades de Tijuana, San Luis Río Colorado, Tecate, Mexicali, Ciudad Juárez, Reynosa y Matamoros.

Los bloqueos ocurrieron luego de que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) hizo más severa la regulación para importar autos usados a México, con un incremento de los requisitos, una reducción de los horarios del trámite y una extensión del tiempo para el despacho aduanero.

Emilio Cadena, presidente del Index, dijo que las empresas de su sector se vieron afectadas por retrasos en la adquisición de insumos y en la entrega de productos finales.

No sabemos qué más hacer , lamentó Cadena, luego de pedir una solución a las autoridades, el mismo exhorto que hiciera en diciembre pasado por bloqueos y daños similares por la misma demanda.

En diciembre pasado, como en esta ocasión, Cadena alertó que la marca-país se ha visto dañada, en parte porque las empresas no cumplen sus compromisos de entrega y, lo más importante, porque no se respeta el Estado de Derecho en el país.

(Una vez dañada), la marca-país es difícil reconstruirla , dijo en conferencia, y criticó la inacción de las policías de los tres órdenes de gobierno.

Los bloqueos han durado desde un par de horas, hasta periodos en que se realiza el mayor tránsito, de 10:00 de la mañana a 5:00 de la tarde.

Como parte de las nuevas disposiciones, el trámite de importación de autos usados puede efectuarse de las 9:00 de la mañana a 12:00 de la tarde.

Además, el SAT exige un sello de exportación, que la aduana estadounidense tarda tres días en otorgar y con el cual informa que el vehículo no se encuentra robado, siniestrado o en otras condiciones que impiden su internación a México.

Gilberto Leyva, presidente de la representación de Tijuana de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), dijo que si el secretario de Hacienda lo recibía, entonces los manifestantes del bloqueo en esa ciudad se irían.

rmorales@eleconomista.com.mx