El gigante ruso Lukoil ha elegido a la canadiense Renaissance Oil como su socio y desarrollador principal para el campo de Amatitlán, cerca de Poza Rica, Veracruz.

En el 2014, Pemex le otorgó un contrato de servicios a Petrolera de Amatitlán, un joint venture con control igualitario entre Lukoil y Marak Capital. Renaissance Oil adquirió 25% de Marak Capital de Petrolera de Amatitlán por 1.75 millones de dólares y está negociando una opción de exclusividad para adquirir hasta 62.5% del joint venture. Esta propiedad es increíble, es muy emocionante y va a cambiar el terreno de juego para Renaissance, dijo el cofundador de Renaissance Oil, Ian Telfer, en conferencia telefónica el jueves.

Creemos que tenemos un recurso multibillonario, opinó el CEO de Renaissance Oil, Craig Steinke, en la conferencia. Si lo logramos, Amatitlán va a ser un company maker para Renaissance .

Sergey Patrosky, gerente del equipo de recursos extranjero de Lukoil en Houston, comentó en la conferencia que busca unir fuerzas, recursos y experiencia con Renaissance.

Renaissance obtuvo cuatro campos en varias de las rondas de subastas. El contrato integrado de exploración y producción para Amatitlán se espera que emigre a un contrato de exploración y extracción en el cuarto trimestre del 2017. Steinke mencionó que si las opciones de exclusividad son activadas, Renaissance controlaría 50% de las operaciones en Amatitlán, seguido por Lukoil con 30% y Pemex con 20 por ciento.

Dan Jarvie, el geoquímico en jefe de Renaissance Oil, expuso que la composición de hidrocarburos de Chicontepec y la presión geológica es similar al de Eagle Ford en Texas.

Jervie aseguró que el equipo ha podido identificar petróleo volátil en la formación. Se caracteriza por ser petróleo muy liviano, entre 34 y 44 grados de API; un alto nivel de gas y una viscosidad baja. Estas características permiten que haya un nivel de recuperación óptimo en formaciones de esquisto.