El banco italiano UniCredit pagará 1,300 millones de dólares a Estados Unidos para evitar un juicio por violar las sanciones estadounidenses contra Irán, Cuba, Libia y Sudán en particular, anunció este lunes el Departamento del Tesoro.

UniCredit “ha priorizado las ganancias en lugar del cumplimiento de las sanciones y la seguridad al realizar transacciones por miles de millones de dólares con clientes en países en la lista de sanciones como Irán, Libia y Cuba”, detalló el Tesoro en un comunicado.

Tres filiales de UniCredit -en Alemania, Austria e Italia- estaban involucradas en estas acciones judiciales impulsadas por el departamento de servicios financieros de Nueva York, el Tesoro y la Reserva Federal.

Los servicios financieros de Nueva York determinaron que, entre el 2002 y el 2011, la filial alemana UniCredit AG realizó 2,570 transacciones opacas en dólares, por un total de 5,400 millones de dólares, a entidades o países sancionados por Estados Unidos.

El banco italiano usó instituciones financieras estadounidenses como intermediarias para estas transacciones.

El Tesoro explicó que, durante este período, UniCredit administró las cuentas en dólares de la compañía naviera iraní IRISL.

Con sus subsidiarias austríacas e italianas, UniCredit también está acusado de haber realizado, hasta el 2012, pagos a destinos que se mantuvieron en secreto, como Birmania, Cuba, Irán, Libia, Sudán y Siria, señaló el gobierno estadounidense.

De los 1,300 millones de dólares en multas que deberá pagar a las autoridades de Estados Unidos, 611 millones son reclamados por el Tesoro, 405 millones por el departamento de servicios financieros de Nueva York y 158 millones por la Reserva Federal.