El grupo estadounidense de servicios petroleros Baker Hughes, en proceso de venta a su compatriota Halliburton, va a despedir 7,000 empleados en todo el mundo (11.3% de su nómina) según anunció su directora financiera, Kimberly Ross.

Esta medida destinada a que la empresa se adapte a la desaceleración de la actividad por causa del desplome de los precios del petróleo, se va a traducir en una reducción de entre 160 y 185 millones de dólares de sus gastos en el primer trimestre del año.

La mayor parte de estos recortes de personal se producirá desde ahora hasta marzo, comentó Ross a analistas. La directiva no ofreció detalles sobre las regiones o sectores que serán más afectadas.

La empresa estadounidense trabaja en otras medidas para economizar gastos. Además de algunos cierres, está prevista la reducción de las inversiones en 20%, en comparación con el año previo, dijo Ross.

El precio del petróleo ha caído en más de 50% desde junio. Este escenario obligó a las empresas petroleras a restringir sus programas de exploración con un impacto directo en la actividad de sus subcontratistas.

erp