Al colocar la primera piedra de la planta de BMW en San Luis Potosí, que realiza la inversión por 1,000 millones de dólares hacia el 2019, Oliver Zipse, director de producción de la marca, anunció que México tendrá la fábrica más equipada en tecnología del Grupo en el mundo.

Detalló que se ensamblará el Modelo sedán serie 3, unidad más comercializada en el mundo, que se distribuirá en la región del NAFTA.

BMW facturará 150,000 unidades anuales y dará empleo a 1,500 trabajadores de forma directa, e involucrará a 120 proveedores locales.

"En nuestra nueva sede de México se podrán ver reflejados todos los conocimientos y la experiencia de que dispone BMW Group. El sistema de producción será pionero en lo que se refiere a productividad y sustentabilidad y, en este contexto, en la aplicación de tecnologías innovadoras", destacó Zipse.