A casi dos meses de que Aviacsa debió reanudar operaciones, como lo anunció -incluso vendió boletos, antes de regresar a volar-, podría ser desalojada de alguna de las instalaciones que ocupa en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) por los adeudos que tiene, mismos que se incrementaron desde el pasado 21 de enero, día en que concluyó su proceso de concurso mercantil, informaron fuentes cercanas al caso.

El 2 de mayo, la aerolínea tenía programado realizar su primer viaje, México-Monterrey; sin embargo, no lo hizo porque no pagó la mitad de los 22 millones de pesos a la terminal como adelanto de los servicios que se le proporcionaron para volver a operar. Actualmentese estima que la cifra de este adeudo ya ronda los 25 millones de pesos y se sigue incrementando.

El director de la empresa, Andrés Fabre, argumentó en su momento que dicho pago no estaba contemplado en el convenio y que ya trabajaban en una línea de crédito para hacerle frente, pero no lo han hecho.

La deuda que tienen con el AICM de enero a la fecha viene a reforzar los incumplimientos anteriores de la empresa refirieron las fuentes, quienes no mencionaron el monto total que ya debe la empresa al aeropuerto.

PROCESOS DEL AICM CONTRA AVIACSA

Antes del 10 agosto del 2009, día en que se aceptó la solicitud de concurso mercantil de Aviacsa, la terminal había iniciado 10 procesos legales en su contra por adeudos anteriores (por uso de hangares, oficinas, mostradores, bodegas o plataformas), de los cuales dos ya tienen resolución en su favor, mismos que fueron cubiertos por el concurso que le llevó 18 meses resolver.

Se espera que en el corto plazo, el aeropuerto tenga los veredictos finales, lo cual implicaría que la aerolínea, ahora propiedad de Grupo Madero, sería desalojada si no cubre su deuda.

En el sector aéreo había trascendido que Aviacsa regresó al concurso mercantil porque algunos acreedores no estaban satisfechos con el acuerdo logrado; no obstante, personas cercanas al caso refirieron que el 30 de mayo, el juez que llevó el proceso determinó que ya está concluido, como se notificó en su momento. La firma no se ha manifestado al respecto.

De acuerdo con el titular de la Dirección General de Aeronáutica Civil, Héctor González, la empresa tiene un certificado vigente para operar dos años, que se le otorgó luego de cumplir con todos los requerimientos, aunque si resuelve el tema económico, antes de que despeguen los aviones en vuelos comerciales serán revisados nuevamente.

[email protected]