No está claro si el débil mercado automotriz europeo se está estabilizando, pero los ejecutivos de la industria están hablando más que nunca de reducir capacidad para ajustarse a una menor demanda en la región, dijo el viernes un alto ejecutivo de General Motors.

La unidad de GM en Europa, Opel, ha perdido 16,000 millones de dólares durante los últimos 12 años y la automotriz estadounidense ha presionado por un cambio en el negocio.

Entre las modificaciones están la salida del presidente ejecutivo de la unidad así como la reducción en el número de trabajadores temporales y contratistas, junto con la reducción de las horas laborales en algunas de sus plantas.

Sin embargo, la caída en las ventas de la industria desatada por la crisis de deuda de la zona euro ha puesto más presión sobre GM.

"Los problemas en Europa no son solo problemas para los negocios de General Motors en Europa", dijo el presidente financiero de GM, Dan Ammann, en una conferencia organizada por Morgan Stanley en Nueva York. "Estos son asuntos relacionados con toda la industria Europea".

Ammann destacó que es demasiado pronto para saber si el mercado automotriz europeo se ha estabilizado o si puede empeorar aún más. "Muy pronto para hacer una evaluación decisiva", dijo. Añadió que esto depende del mercado o del país.

El analista de Morgan Stanley Adam Jonas dijo la semana pasada en una nota de investigación que era tiempo de que GM cortara sus vínculos con Opel. GM ha dicho que no tiene planes de una ruptura.

Los ejecutivos de la industria están hablando más que nunca de la necesidad de reducir capacidad en la región, dijo Ammann.

La alianza de GM con la automotriz francesa PSA Peugeot Citroen "sigue esencialmente en curso", dijo el ejecutivo.

MFH