La marca de lujo de Volkswagen, Audi, pedirá que 576,000 vehículos en Estados Unidos sean devueltos para corregirles dos defectos distintos.

Audi indicó que los automóviles A5, A5 Cabriolet y las camionetas deportivas Q5, modelos del 2013 al 2017, provistos de motor con turbocompresor de 2.0 litros, quizá tengan una bomba eléctrica de enfriamiento que se bloquea ante la presencia de residuos.

NOTICIA: Audi, BMW, Daimler, Ford y Porsche quieren tumbar a las gasolineras

Si esto sucede, la bomba se calienta en exceso y puede causar un incendio. En este caso, la medida afecta a 342,867 vehículos.

Audi también pedirá que sean devueltas las camionetas deportivas Q5 modelos de 2011 a 2017 porque el sistema de drenaje del techo solar puede permitir la entrada de agua que humedezca el hule espuma que rodea los infladores de bolsas laterales de aire.

NOTICIA: 630,000 vehículos alemanes serán llamados a revisión

Si esto sucede, el inflador podría romperse y lanzar fragmentos metálicos en el interior del vehículo. En esa situación, la medida afecta a 234,054 vehículos.

En ambos casos, Audi avisará a los dueños y hará las correcciones necesarias de manera gratuita. La medida dará inicio el próximo mes, según lo previsto.

abr