El fabricante automotriz alemán Audi producirá únicamente vehículos eléctricos a partir de 2033, anunció la empresa este martes.

Audi dejará de lanzar nuevos modelos con motores de combustión en 2026 y paralizará totalmente la producción de ese tipo de vehículos en el 2033, de acuerdo con su presidente Markus Duesmann.

La única posible excepción es China, donde Audi se está asociando con fabricantes locales, pero en las otra regiones se eliminará la producción de coches de gasolina y diésel y se está "reorientando estratégicamente" para lograr la neutralidad en materia de CO2 "a más tardar en 2050".

Al mismo tiempo Duesmann dijo que "el último motor de combustión de Audi será el mejor jamás construido".

Este cambio acelerado hacia los coches eléctricos, bajo la presión de las cada vez más estrictas normas europeas contra la contaminación, forma parte de la transición del grupo Volkswagen, cuyas principales marcas ofrecerán cada vez más modelos alimentados por baterías para alcanzar a su rival Tesla.

El grupo tiene previsto invertir 46,000 millones de euros (unos 54,000 millones de dólares) en cinco años en este cambio.