El Grupo Marítimo Industrial (Grupomar), productora del atún Tuny, recibió el certificado Halal, con el cual aspira a iniciar exportaciones a mercados con población musulmana en los próximos años, comentó Antonio Suárez Gutiérrez, presidente de la compañía.

El Halal es como el Kosher para los judíos, donde se debe tener certificaciones de buenas prácticas, su valor de mercado ronda 2,100 millones de dólares y es la primera vez en la historia de México que una empresa pesquera tiene Halal. Ahora el departamento de ventas internacional se pondrá en contacto con países con población musulmana para negociar .

Detalló que también el área de innovación estará participando, ya que se tendrán que buscar productos del atún para gustos de esas áreas.

Armando González, gerente de exportaciones de la compañía, agregó que el certificado Halal es un pasaporte de entrada a mercados como el musulmán, a los Emiratos Árabes Unidos y Asia , países que se volverán opciones de crecimiento ante la incertidumbre comercial con Estados Unidos tras la llegada de Donald Trump, donde hoy no hay un panorama claro, hay mucha expectativa de lo que puede suceder y de la renegociación, al final, nuestra estrategia de desarrollo será en el mercado mexicano y en abrir oportunidades en otras regiones .

Antonio Suárez reconoció que este año fue catastrófico: decrecimos 25% en pesca, afectados por la corriente del Niño, una baja para nosotros en captación de dinero de 15 millones de dólares , y agregó que su expectativa para el 2017 es conseguir pescar 28,000 toneladas, ante 16,000 de este año.

Aunado a ello, González dijo que el tipo de cambio afectó en todo el negocio, pero la hoja de lata fue la materia prima que más se encareció: En algún momento habrá que transmitirlo a nuestra oferta de productos, pero de una manera inteligente; el análisis se está realizando y se reflejaría hasta el siguiente año .

El presidente de la compañía adelantó que para el 2017 preparan agregar a su portafolio atún para niños, el cual llevará mieles y le dará un sabor oriental .

maria.rodriguez@eleconomista.mx