El artífice de la reforma laboral, encargado del cabildeo con legisladores, académicos, abogados laborales e instituciones, Alfredo Domínguez Marrufo, subsecretario de Trabajo y Previsión Social, fue trazando la ruta de la reforma laboral, y confía en que los cambios al Artículo 123 se aprueben en el Senado de la República, y ya se enfoca en los retos que traerá  su implementación.

En entrevista con El Economista, Domínguez Marrufo, sindicalista de toda la vida e integrante del Frente Auténtico del Trabajo (FAT), afirma que el temor del sector patronal estriba en la tarea que significará transparentar los contratos colectivos de trabajo en todo el país una vez que se publique el decreto de la reforma laboral.

En el caso de los sindicatos, Domínguez Marrufo expone que no sólo se deben modificar los estatutos de cada organización, así como sus directivas con voto libre, secreto, directo, sino que los propios trabajadores serán los encargados de verificar que se cumpla con la libertad sindical, denunciar los actos en los que se falte a la nueva legislación, y que cumple con el T-MEC y con el Convenio 98 de la OIT.

Para el subsecretario, no es momento de abordar el salario mínimo y el outsourcing, pues son temas que se deben debatir después de dar paso a la reforma más importante que tendrá el país en materia laboral.

“Esta es una nueva oportunidad. Una vez aprobada la reforma, hay muchos aspectos que tenemos que cumplir; el primero de ellos es hacer los acuerdos con cada uno de los poderes judiciales de las entidades federativas para la creación de los tribunales laborales, que van a  atender los conflictos laborales de orden local”, detalló.

Eso, añadió, “sería lo primero, la coordinación con esto y la comunicación con estos poderes judiciales; la segunda es la coordinación con todos los poderes ejecutivos de estas mismas entidades federativas para lo que significa la creación e instalación de los centros de conciliación a nivel local, que van a tener que instalarse de manera simultánea en cada entidad federativa, para que cuando se entre en funciones, un centro de conciliación tendrá que ver el tema local para el caso de los conflictos laborales, y para que cada uno instale un tribunal laboral local tiene que haber un centro de conciliación ante quien se agote la instancia conciliatoria, que se tiene que llevar a cabo antes entre patrones y trabajadores previo a llegar a un tribunal”.

El tercer aspecto que significará un reto para esta administración es “todo el esfuerzo de capacitar al personal del tribunal de jueces de lo laboral, de lo local, de los conciliadores, a nivel local de conciliación; es un aspecto muy importante por los programas de capacitación para que pueda operar la nueva ley federativa del trabajo”.

Por otro lado, está el reto de la creación y la puesta en funcionamiento del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, que va a llevar todos los procedimientos de conciliación a nivel individual y colectivo en lo que se refiere a los conflictos en materia federal.

Trasladar todos los contratos al centro de conciliación será una tarea maratónica, sobre todo de manera local, que se refiere a contratos de establecimientos comerciales: servicios, construcción, hoteles, restaurantes, de cuestiones varias, y que tiene que ver con comercios de abarrotes, papelerías, imprentas, dijo.

Respecto a la Federación “nosotros tenemos que pasarle al centro, una vez que esté creado, todos los registros que tenemos, que son cerca de 3,500 o 4,000 registros sindicales”. A partir de la reforma, cuando un sindicato tenga elecciones, tendrá que avisar al centro y si los trabajadores lo solicitan se podrá verificar el proceso.

“Estamos apostando, sobre todo, a que los propios trabajadores cuiden sus procesos, porque normalmente cuando viene un proceso de elección se forman dos, tres, cuatro, hasta cinco planillas, y entre ellas nombran sus representantes para hacer sus propios procedimientos electorales, en este caso lo que nos obliga la ley es garantizar que estos procedimientos cumplan con estos principios de voto libre secreto y directo”, explicó.

[email protected]