Argentina anunció el jueves que incrementará de manera escalonada durante el 2019 el precio de las tarifas de autobuses, trenes y el metro en la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores, en torno a 40 por ciento.

Los aumentos comenzarán a partir del 12 de enero y se aplicarán de manera gradual en los primeros meses del 2019 en el aglomerado urbano donde vive alrededor de 40% del total de la población argentina, de más de 40 millones de habitantes.

“Esto es el aumento que nosotros hoy consideramos necesario para mantener la calidad del servicio, para mantener las obras de infraestructura en función del incremento de costos que ha tenido el sistema”, dijo a periodistas Guillermo Dietrich, ministro de Transporte argentino.

A su vez, Dietrich no descartó que haya más aumentos en las tarifas el próximo año.

En el 2018, el gobierno del presidente Mauricio Macri ya aplicó aumentos de más de 100% a las tarifas de los principales medios de transporte público en Buenos Aires, contribuyendo a la inflación en Argentina, que en el actual año terminaría en casi 50 por ciento.

El anuncio se produce en momentos en que Argentina aspira alcanzar el equilibrio fiscal el año que viene, desde un déficit de 2.7% en el 2018, como parte de un acuerdo stand by con el Fondo Monetario Internacional por 56,300 millones de dólares, para sortear una severa crisis financiera.

Gobiernos provinciales con plena responsabilidad

Por otra parte, el ministro de Transporte también anunció que los municipios y los gobiernos provinciales tendrán responsabilidad plena sobre sus sistemas de transporte, tanto para fijar las tarifas como los subsidios.

“Las provincias van a tener total autonomía para definir sus tarifas y subsidios”, expuso el funcionario.

Los transportes que comienzan y terminan su recorrido dentro de una ciudad van a tener plena responsabilidad de los municipios; los interjurisdiccionales, de la provincia a donde pertenezcan las localidades, y los que recorren al menos dos provincias, del gobierno nacional.

El funcionario indicó la conformación de dos fondos por un total de 6,500 millones de pesos (1.98 millones de dólares) con los que el Estado nacional va a “acompañar” a los gobiernos provinciales en esta transición de cambio de responsabilidades.

Traspaso del transporte

La Agencia de Transporte Metropolitano coordinará las tarifas, y los gobiernos de la Provincia y de la Ciudad de Buenos Aires, al igual que el resto de las provincias, asumirán la responsabilidad de financiar sus propios sistemas de transporte.

El gobierno nacional seguirá llevando adelante las obras para la mejora del sistema, con seis nuevos corredores de Metrobus, centros de transbordo y la pavimentación de casi 400 kilómetros de calles por donde circulan colectivos.

También continuará la transformación del sistema de trenes, con tres nuevos viaductos, frenado automático y electrificación de todas las líneas, nuevas estaciones y la recuperación de las terminales de Retiro y Constitución, entre otras mejoras.