Argentina intentará renegociar el acuerdo automotriz que mantiene con México debido al déficit cercano a los 1,000 millones de dólares que tuvo el año pasado en el sector, argumentando simplemente que persigue un equilibrio en la balanza entre ambos países.

Argentina va a renegociar el acuerdo automotriz con México buscando un mayor equilibrio, porque tal como está no resulta beneficioso para la Argentina y debe replantearse para lograr en forma muy rápida el equilibrio , dijo Débora Giorgi, ministra de Industria de Argentina.

En un comunicado, la funcionaria agregó que su país pretende equilibrar la balanza comercial con México que se fue deteriorando en los últimos años: en 2010 tuvo un déficit de 380 millones de dólares y en 2011 el saldó negativo ascendió a 995 millones de dólares.

Giorgi anunció la medida ayer, en Buenos Aires, al inaugurar una nueva reunión del Consejo Federal de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa e Industria, y ante ministros y secretarios de varias provincias argentinas.

Ahí, Giorgi defendió la sintonía fina como el conjunto de políticas para preservar el crecimiento industrial y que están relacionadas con mantener un mercado interno pujante y preservado de la competencia desleal y un comercio administrado para no poner en riesgo un solo puesto de trabajo argentino .

El comercio de automóviles, autopartes y otros productos automotrices entre ambos países está regulado por el Acuerdo de Complementación Económica Nº 55 (ACE 55), del que forman parte además los otros tres integrantes del Mercosur (Brasil, Uruguay y Paraguay).

En el comercio bilateral exclusivamente de los automóviles regulados en ese acuerdo, libres de aranceles, las exportaciones mexicanas sumaron 825 millones de dólares en 2011, mientras que las exportaciones argentinas fueron por sólo 26 millones de dólares.

La petición de Argentina ocurre a tan sólo cinco días de que Brasil lograra una renegociación del ACE 55, arguyendo también un saldo negativo en su balanza comercial, no obstante que registró superávits superiores en años previos. El gobierno brasileño logró poner limitantes al comercio en los próximos tres años.

En la víspera, en la 53 Asamblea del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en Montevideo, Uruguay, trascendió que Perú, Chile, Colombia y México evalúan demandar a la Argentina ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) por las trabas a las importaciones.

Ayer, Renault informó que dejará de importar al mercado mexicano los vehículos Sandero y Stepway producidos en Brasil, trayéndolos de su planta de Colombia a partir de mayo.

SON DE LARGO PLAZO, AFIRMA EMPRESAS

... Y REFRENDAN NISSAN, HONDA Y MAZDA INVERSIONES POR US 3,300 MILLONES

Las inversiones de Nissan, Honda y Mazda para construir tres plantas automotrices en México por un monto conjunto de 3,300 millones de dólares se mantienen en firme, anunciaron el gobierno de Japón y directivos de esas empresas.

Se trata de inversiones de largo plazo y las modificaciones al ACE 55 no generaron ningún cambio, ni en los proyectos de las ensambladoras ni en los de las nuevas plantas de autopartes, con la información que hasta ahora tenemos , dijo Víctor Nakano, director adjunto de Promoción Industrial de Jetro México, el organismo que impulsa las inversiones provenientes de Japón.

El Acuerdo de Complementación Económica 55 (ACE 55), que eliminó los aranceles al comercio de autos entre México y Brasil desde el 2007, fue renegociado el 15 de marzo con el establecimiento de cuotas y el compromiso de regresar al libre comercio en tres años.

El miércoles de la semana siguiente, ejecutivos de Honda y funcionarios de México colocarán la primera piedra de la nueva planta de esa firma nipona en Celaya, Guanajuato, con una inversión equivalente a 800 millones de dólares y un programa de arranque de operaciones para el 2014.

Leopoldo Orellana, presidente de Mazda de México, dijo que continúan los planes para destinar 500 millones de dólares a una planta de ensamble de autos en Salamanca, Guanajuato, cuyo inicio de producción también sería en el 2014.

A finales de febrero, Nissan divulgó que construirá en Aguascalientes su tercera fábrica de automóviles en México, con una inversión de 2,000 millones de dólares, para comenzar su producción en el 2013.

rmorales@eleconomista.com.mx