La Secretaría de Economía publicó una nueva Norma Oficial Mexicana (NOM), que tiene el objetivo de regular el mercado mexicano de bebidas alcohólicas, en el cual se adultera 40% de los productos vendidos.

En el 2014, México consumió 861.9 millones de litros de bebidas alcohólicas, de las cuales 32.6% fueron importadas y 67.4% producidas localmente. Para el 2015, el consumo nacional cayó 4.5%, según proyecciones del Consejo Nacional de Población (Conapo).

El consumo de bebidas alcohólicas adulteradas incrementa el riesgo en contra de la salud de los consumidores, y al mismo tiempo daña el patrimonio económico de éstos , adujo la Secretaría de Economía (SE).

Entre las anomalías detectadas por las autoridades sanitarias se indican, por ejemplo, insumos sin calidad ni seguridad, etiquetado falso y malas condiciones de almacenaje.

El mercado ilegal de bebidas a nivel nacional se calcula en 40% respecto del mercado legal. Es decir, de cada 10 botellas comercializadas o fabricadas en territorio nacional, cuatro son apócrifas o contienen información engañosa que induce a error al consumidor.

Esto implica que alrededor de 329 millones de litros comercializados o elaborados dentro del territorio nacional son adulterados, o que la cantidad de litros de bebidas alcohólicas adulteradas que consume la población mayor de 15 años es de 3 litros por persona.

Para reducir esta problemática, la SE puso a consideración de la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) la aprobación del proyecto de la NOM 199-SCFI-2015 Bebidas alcohólicas, especificaciones fisicoquímicas, información comercial y métodos de prueba , la cual entró en vigor este año.

La nueva norma pretende disminuir los riesgos provocados por productos considerados como peligrosos o nocivos, así como con información falsa y engañosa, sin las especificaciones correctas de cantidad, características, composición, calidad y precio, o descripciones respecto de los riesgos que representen , dijo la SE.

De acuerdo con información de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el consumo de alcohol fue de 5.7 litros per cápita en México en el 2012. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó que el consumo per cápita para el 2015 fue de 6.8 litros.

Al interior del sector, la cerveza representa 93% de las exportaciones y 61% de las importaciones. En segundo término, las bebidas que más se importan son el whisky y vinos tintos, rosados, claretes o blancos.

rmorales@eleconomista.com.mx