Una serie de apagones en plantas de China restringió aún más la disponibilidad de semiconductores, un insumo cuya carestía ha afectado la producción de la industria automotriz en particular.

En septiembre, 10 fabricantes de partes de semiconductores informaron de interrupciones en el suministro de energía eléctrica, en una señal de creciente severidad que, según el Departamento de Comercio de Estados Unidos, está afectando incluso a las industrias altamente priorizadas de China.

China ha estado luchando con incidentes de escasez de energía desde diciembre de 2020, pero la situación se ha vuelto aún más restringida desde junio debido a una ola de calor de verano y un déficit continuo de carbón, la principal fuente de energía de esa nación.

Todo ello para México implica una situación especialmente adversa por la importancia de la producción automotriz en el total de su industria y de su PIB.

Al igual que, por ejemplo, Tesla, a nivel mundial, en México varias plantas automotrices han puesto una pausa en su producción, con el último de estos anuncios realizado por General Motors en su planta de camionetas en Silao, Guanajuato, del 25 de octubre al 1 de noviembre.

Otro caso que evidencia la problemática es el de la empresa de autopartes Autoliv, líder global en la producción de bolsas de aire y cinturones de seguridad y quien opera 65 plantas de producción en 25 países.

La pandemia de Covid-19 continuó afectando el negocio de Autoliv en el tercer trimestre de 2021 indirectamente a través de una producción de vehículos ligeros limitada por sus clientes, a causa de la escasez mundial de semiconductores y otras interrupciones de la cadena de suministro de la industria.

La producción mundial de vehículos ligeros del tercer trimestre de 2021 fue aproximadamente 17% más baja de lo esperado al comienzo del trimestre, según IHS Markit.

Las interrupciones de la cadena de suministro que provocaron una baja visibilidad de la demanda de los clientes y cambios materiales en las cancelaciones con poca antelación también afectaron negativamente la eficiencia de producción y la rentabilidad de Autoliv en el trimestre.

roberto.morales@eleconomista.mx