Pese a que el ingreso de camiones mexicanos a territorio estadouni­dense está estimado para septiembre, según lo acordaron los gobiernos de Felipe Calderón y Barack Obama, los autotransportistas de carga de México anticiparon que el programa no resultará, pues ni el camión recién salido de agencia podría transitar por caminos del vecino del norte, debido a que en nuestro país no existe ni el combustible que demandan ellos ni el catalizador ni siquiera aplican las obsoletas normas mexicanas.

Juan Carlos Muñoz Márquez, presidente de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar), afirmó que los problemas de competitividad por el costo-país -factor que corresponde dotar al gobierno a las empresas- se convierten en un obstáculo para transitar por territorio estadounidense bajo la normatividad que exigen.

Tan sólo, explicó, el caso del combustible (diesel), Petróleos Mexicanos nos informó que será hasta el 2016 cuando se ofrezca a los camioneros .

Muñoz Márquez precisó: Para que funcione un camión con la nueva tecnología y el catalizador especial, que demandan como requisitos circulación en las carreteras de Estados Unidos, se requiere tener un diesel especial que se llama UBA (Ultra Bajo en Azufre), además de un compartimento de reciclado de urea para reciclar gases. Y esto no lo podemos adquirir en México ni existen las condiciones para obtenerlo .

VEN DIVERGENCIAS

El tema transfronterizo lo vemos lejano por las condiciones del país, son muy diferentes a las que tiene EU. Tenemos problemas de normatividad, de físico-mecánicas, de tipo de vehículos que se utilizan allá contra los de aquí (...), no podemos competir .

Ante ello, el empresario de la Canacar demandó al gobierno federal que exija a las autoridades de Estados Unidos aceptar las condiciones de ingreso de los camiones como lo estipula el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y no emprender nuevas reglas en las cuales el ingreso será lejano.

Desde inicios de año, el gobierno de México y EU acordaron trabajar y delinear el programa de acción para la circulación libre de camiones mexicanos a zona comercial y viceversa.

El problema del autotransporte de carga mexicano es que lleva un rezago de 15 años en el marco del TLCAN; sin embargo, las autoridades mexicanas plantean que de lograr los acuerdos se tendrá certidumbre jurídica y un flujo comercial ágil, lo cual implica ahorros de hasta 15 por ciento.

[email protected]