La próxima reunión de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) a realizarse el 31 de agosto representa una gran oportunidad para que México incremente el salario mínimo en 92 pesos diarios y el país llegue a la segunda ronda de la modernización del TLCAN con un elemento positivo de que avanza por sí mismo conforme a sus reglas internas en la mejora salarial, estableció Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Al hacer una evaluación de la primera ronda del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el dirigente patronal dijo que en la modernización de éste difícilmente se podrán establecer criterios de corto plazo para el incremento de los salarios, vemos poco viable pretender equiparar de manera intempestiva con los niveles de remuneración de otros países (como Estados Unidos y Canadá), nuestra realidad económica lo haría imposible de implementar .

Sin embargo, afirmó que sí existe espacio para establecer en el TLCAN el que haya una concurrencia de un mejor nivel salarial en la región en el mediano y largo plazo, porque abundó estamos sólo por arriba de los niveles que se tienen en Cuba y Venezuela.

De Hoyos Walther dijo que el próximo 31 de agosto sesionará la Conasami, de modo que es el mejor momento para que de una vez avalen el incremento salarial de 80 a 92 pesos diarios, antes del 1 de septiembre, cuando inicie la segunda ronda del TLCAN, que sería una señal de que México está comprometido a mejorar las condiciones salariales de sus trabajadores.

Es necesario que de una vez por todas se avance hacia una nueva cultura salarial y se tomen medidas en el corto plazo, que dejemos de estar en el sótano de los salarios de Latinoamérica, estamos sólo por arriba de los niveles que se tienen en Cuba y Venezuela , consideró.

Desde hace unos meses el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, denunció que México es competitivo porque opera con salarios bajos, lo que permite atraer capitales. Mientras que la semana pasada, los sindicatos de Canadá y EU se pronunciaron por realizar modificaciones a los estándares salariales en México.

lgonzalez@eleconomista.com.mx