Ottawa, Can. En ninguna de las propuestas sobre el capítulo laboral presentadas por Estados Unidos, México o Canadá está la disposición de subir los salarios en forma directa, sino el fortalecimiento de los derechos laborales y la posibilidad de levantar paneles de resolución de controversias para su cumplimiento, informó Ildefonso Guajardo, secretario de Economía.

“En las propuestas que están hoy en la mesa, no estamos discutiendo si se establecerán procesos de targets (objetivos) y de salarios y ese tipo de cuestiones, son derechos laborales”, dijo.

Refirió que la propuesta canadiense plantea que los países cumplan con convenciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), un modelo que no sigue Estados Unidos. “Si una propuesta (la canadiense) te pide que tienes que tener todas las convenciones, hay países en América del Norte (Estados Unidos) que prácticamente no tienen convenciones corroboradas”, agregó.

El Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por su sigla en inglés), firmado por 16 países, pero luego rechazado por Estados Unidos, establece que los países parte acordaron adoptar y mantener en sus leyes y prácticas los derechos laborales fundamentales, tal como se reconocen en la declaración de la OIT de 1998, de manera expresa, la libertad de asociación y el derecho de negociación colectiva, la eliminación del trabajo forzoso, la abolición del trabajo infantil y la prohibición de las peores formas de trabajo infantil y la eliminación de la discriminación en el empleo.

Por su parte, Robert Lighthizer, representante comercial de Estados Unidos, reiteró que su país seguirá “presionando por maneras de reducir” el déficit comercial de Estados Unidos. “Estamos comprometidos con una renegociación sustancial que revitalice la industria de Estados Unidos”, dijo.