Los juzgados Primero y Segundo de Distrito del Centro Auxiliar de la Primera Región del Poder Judicial de la Federación iniciaron la admisión de 2,800 amparos promovidos por quejosos de diversas entidades del país donde se impugna el aumento de precios de las gasolinas y diesel que aplicó el gobierno federal en enero pasado.

Sin embargo, el Consejo de la Judicatura Federal informó que se ha rechazado otorgar suspensiones de los demandantes que pidieron que regresen los precios de los hidrocarburos que estaban vigentes en diciembre del 2016.

Los recintos judiciales explicaron que se resolvió no conceder la medida solicitada por los quejosos, debido a que esto afectaría el interés social y el orden público, y además, podría generar distorsiones en los precios de los hidrocarburos que afectarían al público consumidor de manera generalizada.

A poco más de tres meses de la decisión que asumió el gobierno federal, al subir el precio de gasolinas y el diesel, lo que generó protestas en varios estados del país y la Ciudad de México, el Poder Judicial de la Federación asumió el estudio de los mismos.

El Consejo de la Judicatura reportó que serán los juzgados mencionados los que concentrarán las solicitudes presentadas y los que se acumulen, pero aplicando la misma fórmula.

Por último, se adelantó que continuarán admitiendo de manera gradual las mencionadas demandas ciudadanas e incluso de amparos colectivos, como se permite ahora, y que contabilizaban 1,400 recursos por cada uno de los recintos judiciales de Distrito del Centro Auxiliar, que sumados arrojan los 2,800 juicios de amparo presentados hasta el momento.

rtorres@eleconomista.com.mx