La actividad industrial en México registró su octava caída consecutiva durante el sexto mes del 2019. En este periodo, el nivel de actividades secundarias se contrajo 2.1% en comparación anual; resultado impulsado por el comportamiento negativo dentro del sector construcción.

En su comparación inmediata, el nivel de actividad industrial en México registró un avance ligero. Durante junio, las industrias reactivaron con crecimiento de 1.1% en comparación con el mes previo, de acuerdo con cifras del Sistema de Cuentas Nacionales del Instituto Nacional de Estadística y Geografía. El bajo dinamismo registrado dentro de las actividades secundarias es resultado de una combinación de las caídas en la actividad minera y constructora y una pérdida de ritmo en la actividad manufacturera y las relacionadas con la energía eléctrica.

El rubro que registró el mejor comportamiento fue el de las industrias de generación, transmisión y distribución eléctrica, que incrementó su actividad económica 1.1% en comparación anual.

Apenas alcanzando los números positivos, las industrias manufactureras presentaron una expansión económica de 0.8% respecto de hace un año. La minería ligó un mes más con números rojos. La actividad de las industrias extractivas registró una caída de 5.8% a tasa anual, con este resultado se cumplen exactamente cinco años de seguir una tendencia negativa (en junio del 2014 se registró la primera contracción de este hilo).

Por su parte, la construcción ya liga cuatro meses consecutivos de contracciones. En su comparación anual, la actividad en este sector cayó 6.2 por ciento.

Tendencia a la baja en construcción

Con el resultado para junio del 2019, el sector constructor confirma su tendencia negativa. El dinamismo en todos sus subsectores se encuentra en terreno negativo y las caídas más pronunciadas se registran en las obras especializadas.

Durante el sexto mes del año, las obras especializadas de la construcción presentaron una contracción anual de 13.4% en su nivel de actividad, ligando ocho periodos con bajas al hilo. Por su parte, las obras de ingeniería civil cayeron 5.4% en comparación con el año pasado y la construcción de edificios habitacionales, comerciales e industriales cayó 5.2%, estos resultados implicaron cinco caídas consecutivas en ambos subsectores.

“Estos resultados confirman que la economía se está debilitando con mayor rapidez a lo anticipado, con lo que reafirmamos nuestra perspectiva que prevalece un sesgo hacia un entorno económico más negativo y con menor crecimiento, derivado de los elevados niveles de incertidumbre económica y política en el entorno local e internacional”, indicó Scotiabank en un reporte.

“A lo largo del año, la producción se ha visto afectada por los profundos desplomes en la construcción y la minería, dos de los componentes con mayor peso. Sin embargo, el freno a la tendencia que presentaron durante junio podría favorecer el dato revisado del PIB del II Trim 19 a anunciarse el 23 de agosto”, opinó, por su parte, el Grupo Financiero Monex.

[email protected]