El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) publicó el viernes pasado la primera convocatoria para la licitación de carácter internacional (en las prebases había planteado un concurso nacional) para elaborar el proyecto ejecutivo, suministro de materiales y construcción de plataforma y vía del primer tramo del Tren Maya, Palenque-Escárcega, en la cual se precisa que para el presente año se cuenta con recursos presupuestales por 4,699.9 millones de pesos.

Debido a que los trabajos deberán estar concluidos en un plazo no mayor a 28 meses, se informó a los interesados que “la suficiencia presupuestal para los ejercicios fiscales 2021 y 2022 estará sujeta a la autorización presupuestaria de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en términos del artículo 50 de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria y 148 de su reglamento”.

El fallo del concurso en el que ya hay interés de 86 empresas, nacionales e internacionales, está previsto para el próximo 23 de abril, la firma del contrato sería 30 de abril y el inicio de los trabajos al día siguiente.

El Fonatur estima que el tramo que implica una extensión de 226 km requerirá de una inversión de 19,000 millones de pesos, por lo que se optó por otorgar un anticipo de 15% (unos 2,850 millones de pesos), el cual se debe utilizar para la construcción de oficinas, almacenes, bodegas, traslado de la maquinaria y equipo y compra de materiales.

Foráneas y nacionales

Para cumplir el compromiso de libre participación de empresas, el fondo optó porque la licitación tuviera carácter internacional, toda vez que se busca incorporar la experiencia de proyectos ferroviarios desarrollados en otros países.

En la búsqueda de un trato justo para las empresas locales, en el apartado que refiere firmas que pueden participar, solas o en consorcio, se precisa: “En caso de los licitantes de nacionalidad extranjera, podrán participar si su país de origen concede un trato recíproco a los licitantes de nacionalidad mexicana”.

Previo a la publicación de la convocatoria, el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Eduardo Ramírez, pidió a las autoridades que se garantizara la participación de pequeñas y medianas empresas del sector en la magna obra, lo cual fue escuchado, y el porcentaje de contenido nacional que los licitantes deberán cumplir es de 30% en materiales, maquinaria y equipo de instalación permanente.

Con respecto al personal, se deberá incorporar en los trabajos 30% de mano de obra nacional. Aunque se aclara: “En el supuesto de que el licitante resulte adjudicado con el contrato, el subcontratista autorizado no podrá ser designado como tal en otra licitación para otro tramo del Tren Maya”.

La experiencia que se deberá mostrar de manera “contundente” por parte de los interesados en la licitación involucra, por ejemplo, diseño y construcción de infraestructura ferroviaria, de vías terrestres y su mantenimiento. Los contratos muestra deberán haber iniciado, concluido o estar en ejecución dentro del periodo de 10 años anterior a la publicación de la convocatoria.

[email protected]