El tema de la violencia y los altos precios del petróleo en el mercado internacional se encuentran entre los factores de mayor riesgo para México, aseguró el presidente y director general de JP Morgan, Eduardo Cepeda.

Al hablar de los cuatro factores de alerta para nuestro país durante la celebración del 50 aniversario de Baker & McKenzie, manifestó que hace 18 años México era seguro, hoy no, lo que está generando un costo de oportunidad equivalente a 1.5% del Producto Interno Bruto.

También estableció que si el precio del crudo se mantiene por arriba de los 130 dólares por barril, podría ser perjudicial al convertirse en un elemento de desaceleración de las economías en todo el mundo.

Además advirtió que si la economía de Estados Unidos se em+pieza a desacelerar, México lo resentirá a través de la disminución de las exportaciones.

Otro factor de riesgo que mencionó el directivo del banco de inversión fue la situación que viven algunos países de la periferia de Europa por sus problemas de deuda.

Sin embargo, el titular de la Unidad de Promoción de Inversiones y Negocios Internacionales de ProMéxico, Luis Olivé, aseguró que México no es un país violento.

En su participación comentó que solamente estamos atravesando por un periodo difícil en términos de violencia provocado por la lucha contra el narco.

El funcionario de ProMéxico minimizó el impacto real de la violencia, ya que sólo sale en los medios de comunicación y no se refirió a las muertes que se han registrado en lo que va del actual sexenio.

No crece tanto, matizó, incluso categorizó: México no es mucho más violento que muchos países , dijo ante los presentes a la celebración.

El representante de ProMéxico Luis Olivé reconoció que sí hay crímenes en el país, pero el problema no es gigantesco .

Manifestó al considerar que la inseguridad es un problema de percepción más que de la realidad que vive el país a diario ante la lucha de los cárteles de las drogas.

No obstante, Eduardo Cepeda, puso en duda la anterior afirmación.

Estableció que si bien en Sao Paulo, Brasil, hay más crímenes, en nuestro país dicho factor trae un costo de oportunidad en posibles inversiones que oscila entre 1 y 1.5% del Producto Interno Bruto.

[email protected]