El número de estadounidenses que presentó nuevas solicitudes de subsidios por desempleo cayó inesperadamente la semana pasada, en un retroceso a su nivel más bajo en casi 45 años ante una mejoría del mercado laboral, lo que aumenta las expectativas de un crecimiento más rápido de los salarios este año.

El segundo descenso semanal consecutivo en los pedidos, reportado el jueves por el Departamento del Trabajo, indicó además un fuerte impulso en el crecimiento del empleo, lo que podría contribuir a que la tasa de desempleo baje aún más.

“El nivel extremadamente bajo de solicitudes es señal de fortaleza en el mercado laboral y sugiere que febrero se está configurando como otro mes sólido para la creación de empleo”, dijo John Ryding, economista jefe de RDQ Economics.

Los pedidos iniciales de beneficios estatales por desempleo bajaron en 9,000 a una cifra desestacionalizada de 221,000 en la semana al 3 de febrero. Las solicitudes bajaron a 216,000 a mediados de enero, el menor nivel desde enero de 1973.

Economistas consultados en un sondeo proyectaban que los pedidos subieran a 232,000 la semana pasada. Con la cifra, ya son 153 semanas seguidas en las que las solicitudes se mantuvieron bajo la marca de 300,000, que se asocia con un mercado laboral sólido, la racha más larga desde 1970, cuando el mercado laboral era mucho menor.

El mercado laboral está cerca del pleno empleo, con una tasa de desocupación en un mínimo de 17 años de 4.1 por ciento. Ese mercado más sólido está empezando a ejercer una presión al alza sobre el crecimiento de los salarios.

La semana pasada, el Departamento del Trabajo reportó que los sueldos promedio por hora saltaron 2.9% anual en enero, el mayor incremento desde junio del 2009, tras subir 2.7% en diciembre. Los empleadores sumaron 200,000 puestos a sus nóminas el mes pasado.

El fuerte crecimiento en los pagos apoya el optimismo entre los miembros de la Reserva Federal de que la inflación se acelerará hacia la meta oficial de 2% este año.

La semana pasada, el promedio móvil de cuatro semanas de solicitudes, que elimina la volatilidad semanal, cayó en 10,000 a 224,500, el nivel más bajo desde marzo de 1973.

El reporte de pedidos también mostró que el número de personas que reciben beneficios tras una semana inicial de ayuda bajó en 33,000 a 1.92 millones, en la semana que terminó el 27 de enero.