Fitch Ratings descarta elevar la calificación soberana de México mientras no se confirme que cuenta con un crecimiento sostenible, estable en el tiempo y garantizado por la flexibilidad fiscal.

La analista principal de Fitch para México, Shelly Shetty, recuerda que desde mayo pasado anticipó que para futuras acciones positivas de calificación tendrá que reducirse la brecha económica de México con la de los soberanos con calificaciones más altas .

La calificación soberana de México en Fitch es BBB+ , el nivel más alto del grado de inversión en la escala BBB . La nota incorpora un upgrade de nivel otorgado por la agencia en mayo pasado, tras darse a conocer la iniciativa de reforma en telecomunicaciones.

Con esa alza, Fitch regresó al emisor soberano mexicano la calificación que tenía previo a la crisis del 2008.

La calificación financiera que sigue en la escala de Fitch, y es a la que podría aspirar el soberano mexicano, es A . Según la analista, alcanzar esta nota depende de que se confirme una tendencia de crecimiento económico de largo plazo, como la que tienen según su nomenclatura emisores como Polonia, Malta, Eslovaquia o Taiwán.

En la agencia Standard &Poor’s (S&P), México tiene la misma nota que en Fitch, la BBB+ , con una perspectiva estable . Panorama que implica que la agencia no tiene previsto modificar a la alza la nota en los próximos dos años.

Moody’s Investor Service es la agencia donde México tiene la nota financiera más alta, A3 , y a diferencia de Fitch y S&P, esta firma no recortó la calificación de México en el 2009.

ymorales@eleconomista.com.mx