Ante la posibilidad de que la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se extienda al 2019, el gobierno entrante deberá tener “mano firme” y no aceptar imposiciones por parte de Estados Unidos.

José Manuel Vargas, presidente de la Comisión Internacional del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), declaró que quien gane la presidencia de México deberá continuar con las políticas actuales en lo que se refiere a comercio exterior.

“Se debe continuar con las policías actuales; no aceptar las imposiciones en el TLCAN —denominadas poison pills— que son altamente beneficiosas para Estados Unidos y no para México. Debemos continuar con mano firme”, aseveró.

Agregó que en juntas se ha demostrado la coincidencia de los sectores agropecuario e industrial de no ceder a las peticiones de Trump relacionadas al TLCAN.

En otro aspecto en donde el gobierno no puede ceder es en las reglas de origen automotriz, en donde se busca tener salarios de 15 dólares la hora, lo que implicaría que un trabajador gane alrededor de 72,000 pesos mensuales, un salario fuera de la realidad de México.

Refirió que la implementación de aranceles y el interés del gobierno de Donald Trump a celebrar tratados bilaterales no abonan el mantenimiento y buen futuro del TLCAN.

En este sentido, si bien el gobierno estadounidense anunció hace algunos días que en las siguientes semanas se podría llegar a un acuerdo respecto al tratado, José Manuel Vargas dijo que la finalización de éste se daría hasta el siguiente año.

“La renegociación no va a acabar en el 2018, porque tienes un proceso de negociación, de revisión de textos y, luego, cuando ya acabas de negociar, llevar esto a las legislaturas correspondientes, en nuestro caso sería el Senado, lo cual toma meses”, explicó.

Rompimiento de paradigmas

Por otro lado, refirió que, ante la renegociación del TLCAN así como la imposición de aranceles, en México se va a vivir un rompimiento de paradigmas.

“Lo podemos ver con la noticia de hace algunos días, de la llegada a México del primer cargamento de carne de cerdo proveniente de Alemania (...) ahora estas implementaciones de aranceles cambiaron las cosas en nuestro país, rompieron paradigmas de hace 24 años”, expuso.

A finales de mayo, el gobierno de Trump anunció la decisión de imponer aranceles a las importaciones de aluminio y acero provenientes de México, la Unión Europea y Canadá y, a partir de junio, estos países están sometidos a un arancel de 25% en sus ventas de acero y 10% en sus ventas de aluminio.

Además, hace algunos días el presidente republicano amenazó a China con imponerle un arancel de 10% a sus productos.

Por lo anterior, México respondió con la imposición de aranceles a un total de 71 productos estadounidenses, con una tasa que va desde 5 hasta 25 por ciento.

“Vamos a ver cambios en los patrones de comercio a partir de esta semana en adelante”, dijo.

Asimismo, destacó que México fue el primer país que respondió a las medidas arancelarias de Estados Unidos, lo cual fue seguido por otros países como China, la Unión Europea, Japón y Canadá, lo cual es buena señal, ya que se combate el proteccionismo estadounidense.

[email protected]