La mejor receta para una reforma fiscal es ampliar la base de contribuyentes y tener menos excepciones, consideró el jefe del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena.

Según el funcionario, con ello se tendrá un sistema fiscal más equitativo y una mayor recaudación.

En el marco del Foro Internacional IMEF 2010, dijo que la administración tributaria siempre ha considerado que ésa es la mejor receta que implica quitar los regímenes especiales que están vigentes.

También consideró que hace falta una reforma para una mayor simplificación, no obstante el reto para la administración tributaria es dar mejores servicios y hacer más sencillos los procesos para traducir las reglas que en muchos casos son muy complejas.

Una de las acciones que contribuirán a ello y que ya se está trabajando, es que el dictamen fiscal sea optativo, adelantó, con el fin de ir avanzando en el manejo del riesgo.

Dio a conocer que ya están realizando las pruebas para solicitar devoluciones automáticas para las personas morales.

Del tema de la consolidación fiscal informó que próximamente enviará al Congreso un informe sobre las reglas para su aplicación.

Cruzada digital

Otra meta que se planteará el SAT es que 100% de los servicios sea a través de Internet.

Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, dijo que emprenderá una cruzada personal para eliminar el papel en los procesos ante el órgano recaudador de impuestos.

No va a ser un proceso instantáneo sino evolutivo , admitió al referirse a los comprobantes fiscales digitales.

Estableció que en la medida en que se desarrolle ese tipo de documentos en línea podría haber declaraciones prellenadas para los no asalariados. Para el portal de las microempresas, dijo que el próximo año liberarán la nueva versión 2.0 para contar con una herramienta mucho más útil.

Del pago de impuestos con tarjetas de crédito bancarias, reveló que están a punto de lograrlo ya que no se había puesto en marcha por el cobro de comisiones.

lflores@eleconomista.com.mx