Ante la inminente alza de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), es indudable que habrá una salida de capitales en los mercados emergentes; sin embargo, esto no impactará de manera drástica a México, explicó Gabriel Casillas, director general de Análisis Económico de Grupo Financiero Banorte.

Entrevistado en el marco del evento Perspectivas 2016, organizado por la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos, Casillas indicó que la relación económica tan estrecha que tiene México con Estados Unidos propiciaría que no se tenga un escenario tan adverso cuando la Fed suba las tasas, como sería en el caso de economías de Chile, Perú, Colombia y Brasil, que por estar más ligadas a China presentarían esta problemática.

En cuestión de países, donde saldrán más (capitales) es en naciones más débiles, aquellas que están, económicamente hablando, muy cercanas a China, debido a que exportan materias primas y que tienen poca relación con Estados Unidos , explicó.

Pero también están los países del otro lado: lejos de China y cerca de Estados Unidos, como México. A estos países no les va a ir tan mal; si Estados Unidos sube las tasas de interés, que posiblemente sea en diciembre, es porque su economía va bien y si (los países) están colgados de la economía estadounidense, como es el caso de México, pues les va a ir bien , agregó.

Asimismo, el directivo del Grupo Financiero destacó el trabajo que realizaría el Banco de México, tras un alza de tasas por parte de la Fed, para que la economía nacional no esté en un escenario tan adverso.

Se sabe que el Banxico subirá tasas al unísono con la Reserva Federal de Estados Unidos, al menos al principio (...) Vemos que (en caso de confirmarse el anuncio de la Fed) el Banxico subirá tasas al igual y eso va a aminorar mucho el impacto , enfatizó.

El especialista abundó en que otro factor que no influiría negativamente en una fuga de capitales en México sería que el capital golondrino (aquel que es especulativo) ya no es tan significativo como lo era antes, por lo que en caso de una salida de éstos, no sería de mayor relevancia. Recordemos que el capital golondrino en México ya no lo es todo, es una pequeña parte, menos de un tercio .

Cuestionado sobre sus perspectivas del crecimiento del país para el 2015 y el 2016, Casillas indicó que para este año la economía nacional alcanzaría una expansión de 2.5%, porcentaje por encima del consenso que es de 2.3%, debido a que los recortes al gasto por parte del gobierno impactaron en proyectos que no entraban dentro de los pronósticos de corto plazo, como la construcción del tren México-Querétaro.

La verdad es que (los recortes) no se sintieron (este año) porque fueron en proyectos de largo plazo como el tren México-Querétaro y el Mérida-Cancún, que nadie lo traía en sus pronósticos para este año , agregó.

Asimismo, dijo que en el 2016 la economía nacional posiblemente arroje mejores indicadores impulsados por el dinamismo de la demanda externa y el consumo interno; sin embargo, no se verán índices de crecimiento tan altos, debido a que ya impactaría el recorte presupuestado.

Yo creo que sí es factible tener 2.5% (de crecimiento) este año y para el otro, 2.7%, ya incluyendo el impacto negativo que tendría el recorte del gasto .

La demanda externa y el consumo interno nos dará un buen pronóstico de PIB, pero desafortunadamente la parte del recorte al gasto público es la que nos va a restar un poquito el año que entra, pero, insisto, es el costo de la estabilidad financiera , afirmó.