Existen algunas deficiencias dentro de los fondos que integran el Ramo 23 de Provisiones Salariales y Económicas, mejor conocida por expertos como la caja negra del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), reconoció Isaac Gamboa, titular de la Unidad de Política y Control Presupuestario de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En una breve presentación que hizo en el marco de la CCCXIII Reunión Permanente de Funcionarios Fiscales que se llevó a cabo esta semana, indicó que en fondos como el Metropolitano, Regional (Fonregión) y el de Frontera se detectaron problemáticas como el hecho de que los nombres de los proyectos no coinciden con las acciones a ejecutar ni con la descripción.

Explicó que en el Fondo Metropolitano, 21 estados han registrado en el Sistema de Evaluación de Fondos de Inversión del Ramo 23 (SERIF23) 106 proyectos por 1,992 millones de pesos.

Sin embargo, de dichos proyectos no hay elementos que demuestren un impacto metropolitano, y faltan firmas de los representantes federales de la Sedatu y la Semarnat.

Además, la información sobre proyectos que se realizan en diversas etapas es inconsistente.

En unas de las diapositivas que presentó, refirió que 15% es destinado para transporte y movilidad no motorizada no es claro en las carteras presentadas por las entidades. Y los proyectos de ciclovías no muestran elementos de planeación .

Con respecto al fideicomiso, Fonregión expuso que, de los 2,316 millones de pesos asignados en el PEF, se han recibido 269 proyectos por 5,413 millones de pesos.

Por su naturaleza concursable, cada entidad puede solicitar recursos hasta por 1,145 millones de pesos, por lo que se tienen registrados en el sistema 2.3 veces al total aprobado en PEF .

Agregó que el próximo 14 de julio el Subcomité Técnico sesionará para priorizar los proyectos que hayan cumplido con los lineamientos del fondo; mientras que, para el 25 del mismo mes, el Comité Técnico del fideicomiso sesionará y en su caso, autorizará los proyectos prioritarios.

Entre las problemáticas que presentan algunos de los proyectos registrados en Fonregión está que no son claros en cuanto a si requerirán etapas posteriores; no es clara su geolocalización, y no resuelven realmente el problema por el que se buscan crear los proyectos.

Los proyectos de salud carecen de certificado de necesidad vigente emitido por Salud. Mientras que los proyectos viales carecen de documentos oficiales que respalden el nombre y observación de los mismos , opinó.

En el caso del Fondo para la Frontera se observó que de los 750 millones de pesos asignados en el PEF, se han recibido 254 proyectos por 721 millones de pesos. Los recursos son de ejecución municipal.

Solamente seis de los 82 municipios no han registrado proyectos (...) A lo largo del mes de julio se formalizaron 74 proyectos por 194,800 millones de pesos y han cumplido con los lineamientos en beneficio de 20 municipios , añade.

No obstante, se solicitan proyectos que no cumplen con el objetivo del fondo, tampoco se identifican a la totalidad las metas de infraestructura, falta claridad en cuanto a la propiedad pública de algunos proyectos y no se especifica si el mobiliario y equipamiento es fijo.

Fortalece va por buen camino

En contraste, Gamboa comentó que el Fondo para el Fortalecimiento de la Ifraestructura Estatal y Municipal (Fortalece), de los 8,996 millones de pesos asignados en el PEF se han recibido 3,922 proyectos, de los cuales 86% han sido aprobados por un monto de 6,674 millones de pesos a través de 10,683 revisiones.

Todos los recursos solicitados han sido revisados al menos una vez, el porcentaje de recursos aprobados va en línea con el 2016 , acotó.

Ramo 23, poco transparente

Organismos civiles como México Evalúa, el Centro de Investigación Económica Presupuestaria (CIEP) y el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) han nombrado al ramo 23 de Previsiones Salariales y Económicas como la caja negra del presupuesto, pues a través de los 11 fondos que los conforman, se utilizan de manera poco transparente por parte de los diputados o funcionarios estatales para mover recursos.

Es un ramo que le permite a los diputados llevar proyectos a sus distritos que son poco monitoreados. Si el diputado pide 10 millones de pesos para infraestructura, se los dan a través de este ramo, sin conocer si se efectuó el proyecto; lo cual implica, en la mayoría de las veces, corrupción , dijo en su momento Héctor Villarreal, director general del CIEP.

En junio del año pasado, estos organismos interpusieron un juicio de amparo contra la Cámara de Diputados por abusar de sus facultades y hacer cambios en el decreto del Presupuesto de Egresos de la Federación del 2015, para traspasar recursos a diferentes fondos del Ramo 23 de Provisiones Salariales y Económicas.

Resulta que la Cámara de Diputados, sin tener las facultades, quitó recursos por un monto mayor a 38,000 millones de pesos de los rubros de educación, salud y medio ambiente y los mandó al Ramo 23. Modificó artículos que sólo corresponden al Ejecutivo , expuso Ricardo Corona, abogado general del Imco.

elizabeth.albarran@eleconomista.mx