El padrón de entidades obligadas en materia de la ley antilavado, y que realizan alguna de las 16 actividades vulnerables, se engrosó en los últimos meses, derivado de las acciones emprendidas por el Sistema de Administración Tributaria (SAT), para alcanzar la cifra de 96,606 sujetos que tienen que cumplir con el marco normativo.

De acuerdo con Ramón García Gibson, administrador central de Asuntos Jurídicos de Actividades Vulnerables del SAT, desde el 2019, este organismo comenzó tanto con programas de autocorrección como con el envío de invitaciones, para que los sujetos que realizan alguna actividad vulnerable pudieran sumarse al padrón de individuos que tiene que supervisar esta autoridad en materia de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo

“Tenemos un padrón muy grande de sujetos obligados, son 96,000, ya casi los 97,000 y de alguna forma tenemos que estar en contacto con todos estos sectores que los representan, son algunos de los ejercicios o actividades que hemos realizado de acercamiento”, detalló García Gibson durante una videoconferencia organizada por la Asociación de Especialistas Certificados en Delitos Financieros.

En el sexenio pasado, la cifra de sujetos obligados rondaba los 60,000;  en su momento, el SAT reconoció que no se tenía verificado si la mayoría de este universo realmente realizaba alguna actividad vulnerable y por ende era sujeta de supervisión de esta autoridad.

García Gibson explicó que tan sólo por las invitaciones para sumarse al padrón, se añadieron a éste alrededor de 9,000 nuevos sujetos, y por el tema de las acciones de autocorrección, fueron más de 11,000 sujetos.

“Logramos identificar sectores que podrían estar realizando alguna actividad vulnerable y en ese sentido lo que hicimos fue enviarles una carta invitación, preguntando si cumplían con lo que prevé la ley”, detalló el funcionario.

García Gibson explicó que la supervisión en materia antilavado que realiza a estos sujetos obligados se basa en verificar los envíos correspondientes de reportes de operaciones, si es que rebasan ciertos umbrales, así como la presentación de informes de identificación de sus  clientes.

En la actualidad, existen 16 actividades vulnerables sujetas a la normativa antilavado que deben estar supervisadas por el SAT, tales como la comercialización de inmuebles, vehículos, metales y joyas, entre otros.

El funcionario explicó que dentro de los principales incumplimientos detectados en estos sujetos se encuentra la no presentación de avisos, la no identificación de clientes, así como no requerir información cuando se liquida una operación en efectivo que rebasa los umbrales establecidos en la ley.

[email protected]