Las reservas internacionales del Banco de México, que garantizan liquidez en dólares para responder a choques externos, se ubicaron en 195,812 millones de dólares al corte del 12 de febrero.

Este acervo de los activos internacionales se acerca al histórico alcanzado en enero de 2015, de 196,010 millones de dólares.

De acuerdo con el Estado de cuenta del Banco de México, el saldo de la reserva reportado al 12 de febrero, resulta del incremento semanal de 86 millones de dólares, que refleja el impacto positivo de la apreciación cambiaria de la moneda nacional respecto de las distintas divisas que integran a la reserva.

La reserva de activos internacionales, que está integrada por divisas altamente líquidas y disponibles en cualquier momento, tiene por objetivo garantizar que el banco central cuenta con la capacidad para satisfacer la demanda de dólares que pueden necesitar en cualquier momento las empresas, el gobierno y la sociedad para responder a sus obligaciones, tal como lo ha explicado el director de Investigación Económica en el think lab Saver, Luis Pérez Lezama.

En las seis semanas transcurridas en este año, el Banco de México ha registrado sólo dos acumulaciones semanales de reservas que han sumado 605 millones de dólares; pero este incremento fue matizado por las reducciones acumuladas en el resto de las semanas, cuando se registraron disminuciones de  460 millones de dólares.

Así, las reservas acumuladas en lo que va del año suman 145 millones de dólares.

Billetes y monedas arriba

En el mismo estado de cuenta, el Banco de México reporta que la demanda de billetes y monedas en el país aumentó 422,062 millones de pesos en un año, lo que significa que estuvieron en circulación 2,094 billones de pesos.

Esta cifra que representa una variación de 25.2% respecto de la observada en el mismo periodo del año pasado.

El  Banco de México explica este incremento consistente y semanal en la demanda de base monetaria, por los“factores asociados a las medidas sanitarias implementadas en el país, que habrían aumentado la demanda de efectivo por parte del público como medio de pago”.

ymorales@eleconomista.com.mx