La rentabilidad de la fiscalización que ejerce el Servicio de Administración Tributaria (SAT) sobre los contribuyentes continuó en aumento en el primer trimestre de este año, de acuerdo con el informe de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

De enero a marzo, el SAT a cargo de Raquel Buenrostro recaudó 112,268 millones de pesos a través de la fiscalización que realizó a los contribuyentes, esto con un presupuesto de 679 millones de pesos para las auditorías.

De esta manera, el órgano recaudador recuperó 126.5 pesos por cada peso que invirtió en estos procesos de fiscalización a los causantes, además de ser el mayor monto recaudado del que se tiene registro para un primer trimestre del año.

La mayor recaudación se obtuvo a través de menores actos de fiscalización. En el primer trimestre del 2020 se realizaron 15,386 revisiones, en donde se obtuvieron 108.9 pesos por peso invertido, mientras que este año se captaron más recursos con 4,815 actos de fiscalización.

En lo que va de la administración de Andrés Manuel López Obrador, con el paso de dos jefas en el fisco —Margarita Ríos-Farjat y Raquel Buenrostro— se ha logrado incrementar de manera significativa la rentabilidad de la fiscalización.

En el 2018, aún bajo el mandato de Enrique Peña Nieto, el SAT recaudó 41.6 pesos por cada peso que invirtió en los actos de fiscalización en el primer trimestre del año. Es decir, hoy se recauda tres veces más por cada peso.

En el primer trimestre del 2019, la proporción de fiscalización fue de 68.8 pesos por cada peso invertido.

Con la llegada de este nuevo gobierno, el SAT ha hecho hincapié en la revisión y fiscalización de los pagadores de impuestos, sobre todo a aquellos que se les considera dentro del rubro de grandes contribuyentes, es decir, empresas con altas ganancias e ingresos.

El año pasado se dieron a conocer los arreglos a los cuales llegaron algunas empresas como Walmart, IBM, América Móvil, entre otras, para pagarle al fisco adeudos que tenían de ejercicios fiscales pasados.

Se recauda más

Además de obtener una mayor rentabilidad, el órgano recaudador obtuvo más recursos de los que tenía como meta para el primer trimestre del año, indicó el informe.

En los primeros tres meses de este año, el fisco esperaba obtener 69,835 millones de pesos por las revisiones a los contribuyentes, cifra que quedo rebasada.

Asimismo, se informó que, en promedio, se recaudaron 2,347 millones de pesos por los actos de fiscalización de métodos concluidos por la autocorrección a otros contribuyentes.

“Las actividades de auditoría a los contribuyentes continúan con el propósito, por una parte, de identificar conductas o prácticas evasoras u omisas de las obligaciones fiscales, y por otra, crear conciencia de riesgo ante el incumplimiento, mediante el fortalecimiento de la presencia fiscal.

Para ello la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a través del SAT, realiza diversas acciones encaminadas a cumplir estos propósitos”, indicó Hacienda.

Ligera caída en la efectividad

Respecto a la efectividad de la fiscalización, la cual permite conocer en cuántos de los actos en que se entró en contacto directo con el contribuyente se identificaron evasiones u omisiones de éste, se presentó una ligera caída respecto al mismo trimestre del año pasado.

De enero a marzo del 2021, el resultado de la efectividad de la fiscalización fue de 96.9%, es decir, de cada 10 casos más de nueve resultaron con observaciones determinadas por los auditores.

El dato es ligeramente menor al que se obtuvo en el mismo trimestre del año pasado. Ahí, el indicador fue de 97.4 por ciento.

ana.martinez@eleconomista.mx