México puede enfrentar el entorno externo con la fortaleza que le dan las reformas estructurales que ha realizado y la solidez de sus políticas macroeconómicas, aseguró la subsecretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Vanessa Rubio Márquez.

Las reformas en telecomunicaciones, energía y el sector financiero están modificando paradigmas en áreas clave, donde servicios e insumos han resultado en disminuciones en precios para los consumidores, en beneficio de la actividad económica, afirmó durante la reunión de evaluación económica 2016 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), realizada en la capital francesa.

Como consecuencia, refirió, la economía mexicana está creciendo; en el tercer trimestre del 2016 registró una expansión anual de 2% y respecto del segundo trimestre creció 1%, uno de los más elevados entre países de la OCDE.

Asimismo, la funcionaria destacó el buen desempeño del mercado interno, reflejado en bajas tasas de desempleo no vistas desde el periodo previo a la crisis del 2008, así como una inflación baja y estable, de acuerdo con las expectativas establecidas por el Banco de México (Banxico).

También, la funcionaria refirió a otras modificaciones constitucionales que han tenido efectos positivos, como lo son la creación de los sistemas Nacional Anticorrupción, Nacional de Transparencia y el de Justicia Penal.

Entre enero y septiembre, la economía mexicana creció 2.3% comparado con el mismo periodo del 2015. Para Latinoamérica en su conjunto se espera una contracción de -0.6% del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2016, refirió la subsecretaria de Hacienda y Crédito Público durante su exposición en la OCDE.

Rubio Márquez refrendó el compromiso de México en impulsar un marco legal más competitivo y mantener políticas económicas disciplinadas y consistentes, que fomenten la inversión y el crecimiento de la economía.

En el encuentro del organismo de desarrollo económico, que encabeza José Ángel Gurría Treviño, concluyó que México va por buen camino y necesita continuar en la trayectoria correcta, a fin de disminuir los impactos de los choques externos actuales.