El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, advirtió que la recuperación económica estadounidense no está llegando por igual a todos los segmentos de la población y recordó que la política monetaria se aplica para fomentar una economía fuerte.

“Entendemos que nuestras acciones afectan a comunidades, familias y empresas de todo el país. Todo lo que hacemos está al servicio de nuestra misión pública. En la Fed haremos todo lo posible para apoyar la economía durante el tiempo que sea necesario para completar la recuperación”.

Al rendir testimonio ante el subcomité creado en la Cámara de representantes por la crisis del coronavirus, precisó que “la Fed aplica una política monetaria destinada a fomentar una economía fuerte y estable que pueda mejorar los resultados económicos para todos los estadounidenses”.

Comentó que “aquellos que históricamente se han quedado atrás, tienen hoy la oportunidad de prosperar en una economía fuerte”.

“Las acciones de política de la Fed están guiadas por nuestro mandato dual de promover el máximo empleo y precios estables para el pueblo estadounidense junto con nuestras responsabilidades de promover la estabilidad del sistema financiero”, apuntó.

Y la economía de Estados Unidos “será más fuerte y funcionará mejor cuando todos puedan contribuir y compartir los beneficios de la prosperidad”.

Inflación transitoria

Powell explicó a los senadores las razones que le llevan a suponer que la inflación de EU será transitoria. “El notable incremento de la inflación en los últimos meses refleja en parte la baja base de comparación del año pasado, durante la pandemia (...) A medida que estos efectos transitorios de la oferta disminuyan, se espera que la inflación retroceda hacia nuestra meta de largo plazo”, refirió.

La presentación se da a una semana de divulgar el cuarto anuncio monetario del año, donde el Comité Federal del Mercado Abierto de la Fed (FOMC, por su sigla en inglés), dejó sin cambio la tasa de referencia entre 0 y 0.25 por ciento.

En mayo, la inflación de Estados Unidos registró una variación anual de 5%, que resultó el mayor repunte desde agosto del 2008. La semana pasada, al divulgar la cuarta decisión monetaria del año, el FOMC actualizó sus expectativas para el 2021 del PIB a 3.4%; ajustó al alza la variación de precios para dejarla en 7% y mantuvo sin cambio la proyección de la tasa de desempleo en 4.5 por ciento.

Cuellos de botella

En su testimonio detalló que los recientes aumentos de precios reflejaban, además del arrastre estadístico, “los cuellos de botella temporales que se generaron en la oferta”.

“La mayoría de los aumentos de precios se han producido en categorías como autos usados, boletos de avión y habitaciones de hotel (...) la demanda se ha disparado a medida que se ha reabierto la economía por el avance de la vacunación, lo que también ha sorprendido a las empresas”.

Agregó que “los datos por venir” serán muy relevantes sobre la tendencia de la inflación.

La próxima reunión del FOMC será los días 27 y 28 de julio, dos semanas después de conocerse las minutas de la reunión de junio.

ymorales@eleconomista.com.mx